Explicó que actualmente se cuenta con un autoseguro que funciona a través del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), que es una forma de asegurar la infraestructura de las carretera, “pero que esta vez se quedó corto y fue insuficiente para atender los daños causados”, explicó en información de ‘Milenio’.

“En el Fonden se cuenta con recursos hasta cierto monto y estamos hablando de poco más de 1.000 millones de pesos (77,9 millones de dólares), que no va a alcanzar para cubrir los daños que hoy tenemos, porque vivimos una situación que no se esperaba”. Con respecto a los seguros privados, consideró que estos también son insuficientes, porque la prima que se paga es muy cara y prácticamente está costando muchas veces más del daño que pudiera generar.

Por último, estimó que será de cuatro a seis meses que se logre recuperar a nivel nacional la normalidad de las carreteras federales que sufrieron el impacto del golpe de los fenómenos naturales. Hay un compromiso por tenerlo listo pronto, ya que sobre las carreteras federales se mueve el 90% de la producción nacional y el turismo. La mayor parte de los tramos afectados se ubican en los estados de Oaxaca, Michoacán y Guerrero, sin embargo, ya están trabajando en coordinación con los gobiernos del estado para que puedan operar normalmente.