Con fecha 31 de marzo de 2016, la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) de Chile publicó la Norma de Carácter General Nº. 408 que modifica la NCG Nº. 309 y que imparte instrucciones relativas a los Principios de Gobierno Corporativo, sistemas de gestión de riesgos y control  interno en entidades aseguradoras y reaseguradoras, estableciendo la obligación por parte de las aseguradoras de informar a la SVS sobre la evaluación del cumplimiento de los principios y buenas prácticas de gobierno corporativo.

El Directorio/Consejo de Administración de la compañía es el máximo responsable del establecimiento de un adecuado Sistema de Gestión de Riesgo - "Enterprise Risk Management" (ERM), que contemple los conceptos de Apetito de Riesgo, Estrategia y Políticas de Gestión de Riesgo y el ORSA, manteniendo el  principio de  proporcionalidad y velando por su aplicación efectiva. Los procedimientos, metodología y criterios deben ser aprobados por el Directorio y revisados periódicamente, ya sea internamente, por personal independiente de las áreas de negocios, que tengan la necesaria experiencia y con reporte directo al Directorio, o externamente, por profesionales o entidades especializadas.

Los sistemas de administración eficaz de los riesgos están compuestos de estrategias, procesos y procedimientos de reportes que identifican, evalúan, cuantifican, controlan, mitigan, y monitorean los riesgos y deben estar integrados a su estructura organizacional, proceso de toma de decisiones y cultura organizacional.

Para garantizar un adecuado sistema de gestión de riesgos en la aseguradora, debe considerarse:

a)     Apetito de Riesgo.

Siendo el Directorio el responsable de definir la naturaleza y extensión de los riesgos significativos que la compañía está dispuesta a tomar en el  logro de sus objetivos estratégicos y plan de negocios, debiendo analizar distintos objetivos, tales como el valor de la empresa para el  accionista, la protección de los asegurados, el cumplimiento regulatorio, el objetivo de capital y la clasificación de riesgos de la compañía. El apetito de riesgo de la compañía, debe:

  1.             Estar vinculado a la estrategia de negocios a corto y largo plazo de la aseguradora, a la planificación financiera y de capital de la compañía, y a la política de remuneraciones y compensaciones de la alta gerencia.
  2.             Establecer la cantidad de riesgo (medida cuantitativa) que la aseguradora desea aceptar (nivel de riesgo deseado o "apetito de riesgo"), para el cumplimiento de sus objetivos estratégicos y plan de negocios, teniendo en cuenta los intereses de los accionistas y sus clientes, así como los requerimientos regulatorios de capital y solvencia.
  3. Determinar para cada riesgo material, los niveles máximos de riesgo que la compañía aceptará (límites o capacidad de aceptar riesgo), su nivel de capital y el perfil de los riesgos considerando medidas cuantitativas que se puedan traducir en límites específicos de riesgo aplicables a las diferentes líneas de negocio o tipos de riesgos.
  4. Establecer  medidas cualitativas que expresen claramente las motivaciones  para asumir o evitar ciertos tipos de riesgo, incluidos el  riesgo reputacional  y de conducta  de  mercado, y establecer  límites o  indicadores  no cuantitativos  para facilitar el  monitoreo de estos riesgos.
  5.             Considerar mecanismos para asegurarse que la estrategia de gestión de riesgo a nivel de riesgos específicos y de toda la compañía y los niveles de riesgos asumidos son consistentes con el apetito de riesgo y con la capacidad o límites de riesgo definidos por la compañía.
  6.             Contemplar revisiones periódicas y actualizar si procede, el apetito de riesgo, incluyendo análisis de escenarios de estrés.

b)    Estrategia y políticas de Gestión de Riesgo.

El  Directorio es  responsable de  revisar y aprobar la estrategia general de gestión de riesgos de  la compañía y las políticas específicas respecto de los riesgos materiales a los cuales se encuentra  expuesta, y que  éstas  se implementen  y se apliquen efectivamente en toda la organización. Cada decisión de cambio en las estrategias de negocio de la compañía, incluyendo  estrategia corporativa, fusiones y adquisiciones e importantes  proyectos e  inversiones, debe contemplar un análisis de riesgo asociado a estas decisiones y una revisión de los ajustes en los sistemas de gestión de riesgos que pudieran ser necesarios ante el  nuevo escenario de operación de la compañía.

c)     Autoevaluación de Riesgo y Solvencia - Own Risk and Solvency Assessment (ORSA)

El  objetivo fundamental del ORSA es evaluar si la posición de solvencia actual y futura de la compañía es suficientemente sólida considerando los riesgos asumidos, la gestión  o  mitigación  de  éstos  y su capacidad  financiera (capital disponible) en base al Sistema de Gestión eficaz de Riesgo y al principio de proporcionalidad.

Los aspectos metodológicos mínimos a considerar en la implementación del ORSA son los siguientes:

  1. Para la determinación del Capital Económico, las compañías podrán tomar como modelo base, la metodología de Capital Basado en Riesgo (CBR) aplicada por la SVS en sus ejercicios de estudio y calibración del nuevo modelo de capital, adaptada y ajustada  de acuerdo al perfil propio de riesgo de la aseguradora, y considerando otros  riesgos que pudieran ser relevantes para la compañía y que no estuvieran considerados en la fórmula del CBR.
  2. El período de proyección para las necesidades y disponibilidad de capital, debe ser al menos de 3 años y consistente con la planificación estratégica y de negocios de la aseguradora.
  3. Definir escenarios de estrés que puedan afectar su posición futura de capital, reflejando situaciones de baja probabilidad de ocurrencia y de alto impacto financiero en la aseguradora, consistentes con su perfil de riesgos propio.
  4. Soporte metodológico, incluyendo criterios, hipótesis y experiencia utilizados.

La función de reaseguro es parte fundamental de la actividad de suscripción de riesgos de la aseguradora y, por lo tanto, debe haber una política de reaseguro, aprobada por el directorio, apropiada a su perfil de riesgos y consistente con la política de suscripción de riesgos de la compañía. 

Las fechas establecidas para los reportes de información a la SVS son:

  1. Autoevaluación de los Principios de Gobierno Corporativo antes del 30 de septiembre de 2016 referido al año 2015.

Las aseguradoras deberán realizar, cada dos años, una autoevaluación del grado de cumplimiento de sus estructuras de gobierno corporativo respecto de los principios establecidos en esta norma, y comunicar sus resultados y el plan de acción que haya definido,  para cerrar  las brechas que en relación  a estos  principios  haya detectado.

  1. Autoevaluación de Riesgos y Solvencia (ORSA) antes del 30 de septiembre de 2017 referido al 2016.

Las compañías deberán  realizar un ORSA y un informe con sus resultados, aprobado  por el directorio de  la compañía y firmado por el gerente general  y el  gerente de riesgos  de la  compañía o  la persona que ejerza  dichas  funciones.

La  información  de  resultados  del  proceso  de autoevaluación, debe especificar, el capital  económico o de riesgo  calculado, los parámetros y fórmulas  específicas utilizados para su cálculo, incluyendo  horizonte  de tiempo  y nivel de confianza  en la estimación, y comparar dicho capital con el capital  actual disponible en la aseguradora, con su capital regulatorio, y con el capital  económico objetivo de largo plazo, para así evaluar su posición  actual  de solvencia  y sus necesidades futuras de capital,  de acuerdo  a su plan y estrategia de negocios.