Según una noticia publicada por el diario ‘La Tercera’, este año se enfrentan nuevos desafíos. La Opción Preferente de Adquisición (OPA) por CUPRUM termina el próximo 28 de enero, por lo que el anuncio debería realizarse el 31 de este mes, indica Atria. De esta forma agrega que la incorporación de la AFP los posiciona como “el único operador global especialista en pensiones e inversiones de largo plazo de la región. Incluyendo a CUPRUM, administramos cerca de 40.000 millones de dólares, lo que nos sitúa como una de las tres asset management más grandes de Chile”, dice Atria.

Asimismo, puntualiza que con CUPRUM ya tienen un 25% de participación de mercado en el Ahorro Previsional Voluntario y que “a nivel global de todas las industrias, somos de lejos el número uno”. Las metas son claras: buscan crecer y crecer fuerte. El ejecutivo indica que quieren aumentar su presencia de forma muy fuerte: “Este año esperamos crecer, en términos de activos administrados en el negocio voluntario, en torno a un 25%”.

También tienen dentro de sus objetivos “aportar todo lo que se pueda en el desarrollo del sistema de pensiones en Chile para avanzar en la administración de las inversiones trayendo experiencia y las mejores prácticas que existen en el mundo”, puntualiza. “Todo el sistema funciona y es dependiente de la cantidad que la gente ahorra durante la vida y si se generan tasas de reemplazo (monto que la pensión cubre de las remuneraciones) insuficientes es básicamente porque no se ha ahorrado lo suficiente en el período activo, para lo que uno tiene que cubrir”, añade Atria.

Desde su punto de vista los dos grandes temas que impactan en la tasa de reemplazo, que no tienen que ver con el sistema, son el tema demográfico, el aumento de la expectativa de vida de la gente y la densidad de cotización, en relación con el aporte individual de los afiliados, que está relacionado con la educación y el mercado de trabajo. Además, desestima que existan problemas en el sistema y destaca que aún se pueden afinar algunos componentes. “Existen una serie de mecanismos que son complementarios y que son parte integral del sistema de pensiones que tenemos hoy en día, que podrían facilitar y fomentar que las personas ahorren más, que es el problema de fondo”, dice Atria. “Es clave que la gente se dé cuenta que es responsabilidad de cada uno prever y prepararse para su pensión. Hay que traspasar la información de forma masiva, se debieran buscar mecanismos colectivos a través de la empresa”, concluye.