Elena Alfaro, Owner & Partner de la firma detalla que esta técncia de análisis de las emociones “se ha posicionado como la única salida para rentabilizar las inversiones y competir sin entrar en guerra de precios, ya que detecta y gestiona experiencias en todos los puntos de contacto con el consumidor y ayuda a entender la venta en términos de ayuda al cliente”.

Esta metodología está reconocida por la London Business School y aplicada en sectores como la banca.