Aunque a lo largo de estos últimos años ha aumentado considerablemente la concienciación social acerca de la importancia de la salud bucodental, solo el 24% visita a su odontólogo, y lo hace en caso de tener un problema o dolencia.

Con este último dato queda claro que aún queda mucho camino por recorrer en el área de la prevención en salud bucodental y es en este sentido dónde todos los actores relacionados con el sector dental (odontólogos, Entidades Aseguradoras, clínicas dentales…) tenemos mucho que hacer en pro de la odontología preventiva.

Potenciar la prevención es beneficioso para nuestra salud y para nuestro bolsillo. En primer lugar porque se trata de un tema de salud, ya que con unos buenos hábitos alimentarios y de higiene (como el cepillado, las visitas periódicas al odontólogo o las limpiezas dentales) evitamos enfermedades bucodentales de distinta índole. En segundo lugar, porque al final una boca sana sale mucho más rentable para el bolsillo del paciente ya que se puede evitar la realización de tratamientos más complejos e invasivos que suponen un desembolso más elevado, como podría ser el caso de los implantes. Por último, está comprobado que algunas afecciones de salud como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc. tienen una relación directa con enfermedades bucodentales.

Es aquí donde juega un papel clave la Entidad Aseguradora con las pólizas dentales, un producto con una alta rentabilidad para la compañía, dónde el asegurado tiene acceso a la odontología privada pero con mejores precios (no olvidemos que el 84% de la población acude a clínicas dentales privadas) y dónde la odontología preventiva es la protagonista, ya que muchos de los tratamientos que se encuentran sin cargo en la tarifa son de índole preventiva (visitas, higienes dentales,…).

Por todo esto la odontología preventiva debería ser la prioridad para todos nosotros, ya que sitúa al paciente en el centro, lejos de modelos de odontología reactiva que lo que busca es sacar un rédito económico de sus usuarios.

Prevenir en salud dental es en definitiva prevenir en nuestra salud general y en la salud de nuestra economía. Es por ello que hacer llegar el mensaje de la prevención a los asegurados y la sociedad debe ser responsabilidad de todos y cada uno de los actores vinculados al sector odontológico y debemos trabajar de manera conjunta para que este mensaje cale.

COMPARTIR