Este código ha sido elaborado por el Centro de Negocios del Seguro (CNS) y aprobado por sus compañías miembro en noviembre de 2011. Su objetivo es proporcionar a aseguradoras y corredores un código de usos y unas pautas de conducta basadas en la buena fe, la no discriminación, la igualdad y la leal competencia entre los actores del sector.

El directivo de la aseguradora calificó el convenio como un “complemento natural de lo que es hoy la legislación” y recalcó su utilidad a la hora de “definir un marco que permita a los actores, mediadores pero también compañías, obtener una claridad perfecta en el papel de cada uno”.

Por su parte, el presidente colegial valoró la elaboración y firma del Código del CNS en dos aspectos: como herramienta de diálogo y, en segundo lugar, como facilitador de una relación más igualitaria entre mediadores y compañías. “Nos permite poner las estructuras tanto de las compañías como del Consejo General en el mismo nivel, poder hablar entre profesionales. Y poder alcanzar así acuerdos de sentido común y que aporten al mercado una situación estable en sus relaciones entre las entidades y los mediadores”, señaló.

Este Código de Prácticas se presenta como vía complementaría en la definición de los principios básicos en la relación mercantil y administrativa entre corredores y aseguradoras, introduciendo parámetros de relaciones amistosas dentro del sector. Entre otros, se especifican las condiciones óptimas en materia de contratos, suscripción de riesgos, notificaciones de la aseguradora a los clientes del corredor/correduría, cobro de primas, cesión de cartera entre corredores/corredurías, acceso a la información en caso de siniestro, transmisión de derechos o rescisión de la carta de condiciones.