Especialmente preocupa el bajo crecimiento y la alta inflación, junto a una regulación excesiva y el aumento en el nivel de intervención del Estado en una serie de industrias, según recoge BN Américas.

La firma espera que los buenos resultados en precios de las commodities, el repunte del crecimiento en China y una expansión de la producción agrícola del país garanticen un avance superior al 3% en el Producto Interior Bruto (PIB) en 2013, motivado en gran parte por la fase expansiva en la que se encuentra la política monetaria y fiscal.

BUENAS PERSPECTIVAS PARA MÉXICO

La entidad bancaria ha señalado que este pensamiento de duda contrasta con “el optimismo mostrado por los inversionistas con respecto a México, donde surgieron muy pocas preguntas sobre aspectos de seguridad”.

El analista de Merrill Lynch, Marcos Buscaglia, ha manifestado que “si bien compartimos las preocupaciones del mercado sobre la inflación en Brasil y coincidimos en que las perspectivas a mediano plazo parecen mejores para México que para Brasil, mantenemos nuestra proyección de una tasa de crecimiento de 3,6% en 2013, muy por encima del pronóstico de consenso, de 3,1%", dijo.