En la apertura del encuentro, según informa 'Fenaseg', Osmar Bertacini, presidente de CVG-SP, resaltó que el mercado de seguros de Personas es muy incipiente. “De los 190 millones de personas que componen la población brasileña, los estudios indican que cerca de 120 millones serían potenciales consumidores de Vida y Previsión. Considerando que el volumen actual de asegurados del ramo aún es pequeño, el mercado debe desempeñar acciones que lleven a la expansión del ramo, comenzando por los corredores de seguros y los medios de comunicación”, señaló. El presidente de la Aconseg-SP, Jorge Teixeira Barbosa, alertó por su parte sobre la necesidad de que los corredores de seguros estén atentos al escenario del mercado. “Es necesario que los corredores identifiquen a ese público como potencial y que busquen mayores cualidades para atender a ese segmento”, expuso.

OPORTUNIDADES Y AJUSTES

De acuerdo a Jair Lacerda, las perspectivas para el crecimiento de este ramo “son las mejores posibles”, a lo que se suma que el aumento de productos de bienes y consumo, está estimulando la demanda por los productos de Riesgos Personales. “Actualmente, el ramo de Vida presenta un mayor avance que el de Previsión (…). Cuanto más se sofistica la economía, mayores son las necesidades de seguros. Y lo mejor es que ese periodo favorable apenas está comenzando. Estamos en el umbral de una nueva era”, aseveró.

A su juicio, en breve el mercado de seguro estará en condiciones de ofrecer otros productos de Riesgos Personales, además de los tradicionales, como el seguro de Vida con Rescate, cuyas coberturas para garantizar riesgos específicos podrían ser durante un periodo corto de tiempo, como solo durante periodos de viaje. “El mercado ha estado trabajando en las estadísticas y, tal vez, se puedan anunciar algunas de las acciones en ese sentido, para establecer los precios de esos riesgos en diferentes situaciones, profesiones y actividades”, informó.

Pero no sólo la movilidad social está influyendo en la expansión del seguro, también el aumento del número de empresarios en el país, lo cual se presenta como una gran oportunidad para la venta de seguros, según Lacerda, que citó algunos productos simples que son casos de éxito en Europa, como el seguro que coloca a un gestor para dirigir un negocio en el caso de que el directivo necesite tiempo fuera para precisar tratamiento médico: “Algunos negocios pueden fallar en caso de ausencia del directivo; un gestor temporal puede evitar eso”.

Finalmente, el directivo de BRADESCO reconoció que serán necesarios algunos ajustes en el mercado para la oferta de productos como ese, comenzando por la mejora de la comunicación entre la aseguradora y el asegurado, lo que redundaría a su vez en la reducción de reclamaciones contra el seguro. La acción sería igualmente beneficiosa para la atención de los ancianos, un segmento de población que tiene grandes necesidades de seguro. Desde su perspectiva, el aumento y difusión de la información, por medio de internet, aumenta los desafíos para la venta de seguros: “Tenemos que convertir productos complejos en simples, claros y objetivos, para que el consumidor tenga un claro entendimiento de lo que está comprando”.