La previsión es que este negocio crezca hasta los 17.600 millones (15.930 millones de euros) millones de euros) en el año 2019.

Claire Fetherstonhaugh, consultora de la firma, destaca que el mercado mundial de las coberturas para teléfonos móviles no es especialmente grande en comparación con otros mercados de seguros de los consumidores, como Autos u Hogar, aunque está ya a la par del negocio de seguro de Viaje. No obstante, y al igual que sucede con los seguros de Viaje, el negocio de seguros para teléfonos móviles y la extensión de garantías presenta expectativas de crecimiento anual a un mayor ritmo que en Autos u Hogar.

 

Desarrollo del mercado en paralelo con el crecimiento de los smartphones

El informe de Finaccord, que en España se distribuye a través de INESE, indica que, en paralelo con el aumento de la compra de teléfonos inteligentes, está creciendo también la contratación de coberturas para los dispositivos a nivel mundial, ya que los individuos son más propensos a adquirir un seguro o una cobertura de extensión de garantía. Al mismo tiempo, el aumento del uso de teléfonos inteligentes lleva aparejado un crecimiento en los contratos o suscripciones de postpago, ya que estos son mucho más propensos a ser adquiridos de forma subvencionada, pagando a menudo el precio del teléfono a lo largo del contrato (que suele ser de 18 a 24 meses para un nuevo modelo de smartphone).

En consecuencia, los consumidores que adquieran un teléfono inteligente pagando a plazos están atados por unos o dos años a un teléfono móvil particular que sería costoso de reemplazar, y están de acuerdo con pagar una cantidad fija al mes a su operador. Por tanto, la adición de un seguro es una propuesta más atractiva.

Nuevos competidores

El informe Finaccord cubre a cerca de 1.700 distribuidores actuales y potenciales de coberturas para teléfonos móviles en 40 países, tanto minoristas (incluidos los operadores de redes móviles) como fabricantes. “A nivel mundial, las perspectivas para el mercado de los seguros para la telefonía móvil es positiva”, afirma Fetherstonhaugh.

“Esto se debe a que muchos consumidores son dueños de los teléfonos móviles, pero relativamente pocos han adquirido un seguro para ellos. La expansión de este sector va a beneficiarse potencialmente de una gama de diferentes participantes del mercado, incluyendo no solo los aseguradores y corredores de seguros con experiencia en el área, sino también a los fabricantes de terminales, además de los administradores y empresas de reparación”, explica.

Para más información acerca del estudio, contacte con cristina.garcia@inese.es

Noticias relacionadas

EIOPA recomienda mejoras en las ventas de seguros para teléfonos móviles

El fraude al seguro del móvil se duplica en 2015

Un 21% de los españoles contrata cobertura para sus dispositivos electrónicos

COMPARTIR