Para la presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, y para el de ASECORE, Jean-François Berte, la discusión sobre el futuro de las pensiones no es oportunista, ni obedece a cuestiones coyunturales. “La sostenibilidad de las pensiones está más relacionada con la feliz mayor esperanza de vida”, afirmó la directiva. Es decir, “habrá más mayores que vivirán más tiempo”. Ante esta situación, debe adaptarse el cálculo de las pensiones “porque lo socialmente deseable debe ser sostenible económicamente”, por lo que pidió “un esfuerzo en el que todos deberíamos estar involucrados”. Berte añadió que nuestro sistema de pensiones públicas “no es sostenible si solo se mantiene el sistema de reparto”, por lo que defiende incentivar el ahorro para la jubilación.

En contra de esta visión, los responsables sindicales. Para José María Martínez, secretario general de COMFIA-CC.OO., el sistema de pensiones públicas “es sostenible y goza de buena salud”. A su juicio, “no debería haber atajos, no se debería aprovechar la coyuntura para cambios que no sean los adecuados”. El camino correcto, por tanto, debe ser la realización de los estudios técnicos oportunos y el “diálogo social”, con negociación en el marco del Pacto de Toledo y el consenso de agentes sociales y grupos políticos. Las modificaciones no pueden obedecer a “vaivenes coyunturales”, reflexionó. Se trata, en todo caso, de un “acuerdo intergeneracional” en el que hay que tener en cuenta a quienes cobran ahora la pensión, a quienes lo harán a medio plazo y a quienes accederán a ella a 20 o 30 años vista.

También fue crítico el secretario general de FES-UGT, José Miguel Villa, que recordó que su Federación ya disintió del último acuerdo del Pacto de Toledo. “Las pensiones están en peligro porque alguien lo ha decidido”, comentó antes de sentenciar que “las pensiones son sagradas”, aunque haya que buscar “dinero debajo de las piedras”. De todas formas, añadió de forma irónica, los trabajadores, en el futuro, “no van a llegar a cobrar ni pensiones”, incluso aunque ahora mismo no se cambien las actuales condiciones de acceso a la jubilación, dado el problema actual de paro y de incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo.

La comisión de expertos que analiza la sostenibilidad del sistema público de pensiones debería presentar su informe a lo largo de esta semana. Ayer, día de la última reunión del grupo, no fue posible acordar un documento consensuado por todos los miembros, según recoge hoy 'El País'.