Según explica el senior director de Seguros de Fitch Ratings en el norte de América Latina, Eduardo Recinos, “la reaseguradora de Pemex no es una entidad domiciliada en México, sino que es una compañía cautiva que, por no estar instalada en el país la petrolera se ve en la necesidad de buscar aseguradores nacionales para operar en el mercado mexicano y que ellos suscriban la póliza con KOT". Añade Recinos en el diario El Economista, que Pemex no podría tener, según la legislación del país, una reaseguradora en México y asegurarse a sí misma. Por ello, “buscan un intermediario y le pagan una comisión por hacer eso”, detalla. El resto de los riesgos, un 95%, son asumidos por la reaseguradora.

El directivo de Fitch manifiesta que “hay un acuerdo previo para que los aseguradores directos suscriban directamente un reaseguro con KOT INSURANCE, ésta a su vez, compra reaseguro con empresas internacionales; KOT existe por y para los negocios de Pemex”. En la actualidad la reaseguradora de Pemex se encuentra domiciliada en Zúrich y sus únicos clientes directos son INBURSA y BANORTE GENERALI.

El caso de Pemex no es único. También hay otras empresas petrolíferas que cuentan con reaseguradora propia. Así, Ecopetrol en Colombia creó una bajo el nombre de BLACK HOLE. Dar este paso, resalta Recinos, “permite al propietario retener sus riesgos que de otra manera al ser una compañía externa sin ninguna relación se absorberían costos diferentes y no habría beneficios en los precios”.

Según INBURSA, desde el año 2007 hasta la fecha, Pemex ha pagado 1.172 millones de dólares por los contratos de seguros de daños y personas, y ha registrado siniestros superiores a los 1.618 millones de dólares.