Esta subida se produce a pesar de la caída del 12,3% de la facturación (hasta 192,4 millones de euros) que, desde la mutua, se achaca "fundamentalmente" a la disminución de la prima media en Autos," consecuencia de la bajada de tarifas y la contratación  de garantías más básicas del seguro". También es cierto que la siniestralidad sigue dando un respiro, situándose en el 65,8%, casi 5 puntos por debajo que hace un año. En ello ha influido, explica la aseguradora, tanto la menor utilización del vehículo por la crisis como "la selección de riesgos practicada por la entidad".

Por último, la aseguradora sigue reforzando su solvencia, con un crecimiento de los fondos propios del 3,19% y un superávit sobre el mínimo exigido del 348,51%, cuando un año antes esta dato se situaba en el 368,43%.