El aseguramiento de riesgos relacionados con la obtención, desarrollo, explotación y defensa de patentes (y de otros derechos de propiedad intelectual e industrial) constituyen, según este estudio, un instrumento estratégico para fomentar y desarrollar la innovación y proporcionar seguridad a sus titulares. Los autores defendieron durante la presentación que un seguro de patentes sería una pata importante para que el investigador continúe su labor y pueda desarrollar su trabajo. Pérez Carrillo puso de manifiesto el interés que desde fuera de España se ha mostrado sobre el trabajo, además de cómo para su elaboración se han basado en la experiencia y estudios comparados de Estados Unidos y de la Unión Europea, ya que algunos países ya cuentan con este tipo de productos como Estados Unidos, Dinamarca, Reino Unido, Francia y Suecia.

Por su parte, Cuypers reveló las bases más técnicas y la tipología de cómo sería ese seguro: “Barato y sencillo, porque los investigadores no deben preocuparse del papeleo, sino de investigar”. Los autores del estudio proponen un seguro de litigios de patentes con una cobertura que cueste 100 euros anuales por patente, para que así aumente la inversión de las pymes.

Este tipo de pólizas proporcionan seguridad financiera a las pymes y permitiría hacer frente a los altos costes de los litigios sobre la propiedad intelectual, apuntó Cuypers. El seguro propuesto por los autores cubriría los gastos de asistencia jurídica y los costes judiciales y protegería a la empresa frente a contrarreclamaciones y reconvenciones. Además, estaría disponible tanto para empresas (grandes como pequeñas), así como para inventores particulares y para universidades y centros docentes.

Se destaca en el estudio que los litigios para defender patentes frente a ataques o violaciones resultan caros y complejos, prácticamente prohibitivos para las pymes. Por ello, el seguro de litigio de patentes ofrece posibilidades para favorecer la dinámica de innovación y esfuerzo del I+D. La propia Comisión Europea ha señalado que “los regímenes de seguro contra litigios en materia de propiedad intelectual van cobrando cada vez más importancia”, como recordó Pérez Carrillo. Por todo ello, animó a crear un formato de I+D en nuestro país en el que contribuya el sector asegurador. “Que este no se quede atrás” en este terreno, solicitaron los autores del estudio.

¿POR QUÉ NADIE HA DADO EL PASO DE CREAR ESTE SEGURO?

En el acto, presidido por Andrés Jiménez, vicepresidente de Fundación Mapfre y presidente del Instituto de Ciencias del Seguro, participaron, además de los autores, Enrique Hernández Bento, subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Turismo; Patricia García-Escudero, directora de la Oficina Española de Patentes y Marcas; Pablo Abejas, director general de Economía, Estadística e Innovación de la CAM; y Luis Hernando de Larramendi, patrono de Fundación Alberto Elzaburu y de Fundación Mapfre.

Abejas destacó que la creación de un seguro de patentes en España llega en un momento muy oportuno, “ya que estamos intentando cambiar hacia un modelo en el que prime el desarrollo y la innovación y con mayor interés enfocado a las pymes, como es el caso de este estudio, ya que en España las pymes son las que más dificultades tienen para presentar sus patentes y para que estas estén protegidas”.

Por su parte, García-Escudero se preguntó “cómo a nadie se le ha ocurrido asegurar la patente, sobre todo siendo un activo tan importante y más para las pymes”, agregando que esto toma más sentido cuando otros países tiene una póliza de patentes. Otro aspecto para la creación de este seguro es que se observa con más interés cuando se busca la internacionalización de las empresas. Para Hernando de Larramendi, uno de los impulsores de esta iniciativa y del estudio, se hacía necesario proteger a aquellos que han sabido crear de la nada y desarrollar una idea única, sobre todo porque con la implantación de este seguro los investigadores que se encuentran desanimados por el incremento de la piratería en este terreno podrán sentirse más protegidos y seguros.

SEGURO OBLIGATORIO DE PANTENTES

Durante su discurso, Hernando de Larramendi exhortó que no caiga en saco roto esta iniciativa y que se busque la manera de que se haga realidad la propuesta que se lanza desde el estudio, para lo que se necesitaría una colaboración pública-privada. Al respecto, Hernández Bento recogió el testigo y matizó que la propuesta de un seguro obligatorio sobre este tema podría ser viable y que, aprovechando que próximamente habrá importantes novedades legislativas en el terreno de las patentes, “podría considerarse la opción de crear un seguro obligatorio de patentes”.

Hernández Bento aseveró que la introducción de este seguro sería "un primer paso y una oportunidad importante para las pymes que tienen muchos problemas en cuanto a proteger la innovación". Debido que es muy costosa la protección para las pymes “la viabilidad de un seguro obligatorio sería un buena noticia tanto para las empresas como para la economía”. Una forma de ver esa viabilidad de la propuesta es fijarse en los países del entorno, aunque ha destaco que “si en esta materia hay que ser innovadores, lo seremos”.

Luis Hernando de Larramendi, Andrés Jiménez, Elena Pérez Carrillo, Enrique Hernández Bento, Patricia García-Escudero, Pablo Abejas y Frank Cuypers