Entre los aspectos que el vicepresidente de la AACH considera que deberían modificarse destaca en una entrevista concedida a ‘Estrategia’ que dada la inminente promulgación de la ley que modifica el Código de Comercio respecto al contrato de seguros, “se nos presenta la gran oportunidad de poner a disposición del mercado nuevos articulados de pólizas, que perfeccionen la redacción en aquellos aspectos que no se han entendido bien”. “Por supuesto, cada compañía también podrá desarrollar las pólizas que estime convenientes, con la misma óptica. En el plano regulatorio, el gran tema va a ser la migración hacia un esquema de supervisión basada en riesgo, que culmina con una exigencia de patrimonio también basado en riesgo. Esta va a ser una tarea ardua y compleja, de mediano plazo, que habrá que desarrollar con mucho profesionalismo y altura de miras”, añade.

Por último, sobre la propuesta planteada sobre la renta vitalicia variable, explica que “esta nueva modalidad representa una flexibilización del mercado de pensiones y no busca reemplazar al retiro programado ni a la renta vitalicia tradicional. En este sistema se recibiría una parte de la pensión en UF y otra fracción puede ser invertida en instrumentos de renta variable. Lo que se busca es aumentar las opciones de jubilación para los afiliados. Esto serviría como resguardo ante posibles crisis del mercado financiero, que puedan significar una caída del monto recibido por el jubilado por debajo de la pensión mínima garantizada por el Estado, y para evitar que el Fisco deba cubrir la jubilación, el modelo contempla fijar un piso mínimo en UF. Este modelo opera con éxito en los Estados Unidos e Inglaterra, por lo que su viabilidad está probada”.