Tradicionalmente, se destaca desde la reaseguradora, las compañías de Vida han apostado por el desarrollo de nuevos negocios, pero hoyen día, se remarca, muchas prestan mayor atención a la mejora del valor de las carteras existentes. 

Para conseguirlo, aplican diferentes mecanismos que ayudan a realizar una gestión más eficaz de las carteras vigentes con el objetivo de aumentar la satisfacción del cliente. Por ejemplo, utilizan nuevas tecnologías para detectar tempranamente problemas y tendencias.

“Pueden emplearse nuevas tecnologías, como los dispositivos que se llevan sobre el cuerpo (wearables), para fortalecer el compromiso del cliente e incentivar a los asegurados para que supervisen y finalmente gestionen su propio estado de Salud”,   comenta Kurt Karl, economista jefe del grupo

Experiencia cliente

Los programas de gestión de casos pueden enseñar a los beneficiarios a autogestionar mejor su salud y coordinar su tratamiento y los cuidados a domicilio para evitar costosas estancias hospitalarias. “Con estos programas, las aseguradoras ofrecen a los asegurados, tengan o no tengan problemas de salud, servicios personalizados que les ayuden a llevar vida s más saludables y prolongadas”, continúa Karl.

Añade, por otro lado, que la satisfacción del cliente es un importante diferenciador para las aseguradoras en los mercados competitivos.  Por ejemplo, pueden optimizar la experiencia del cliente mejorando sus procesos de gestión de siniestros. Una aseguradora conocida por tener un departamento de siniestros eficiente  y cordial con el cliente está mejor situada para retener y conseguir nuevo negocio.

Mejora de la rentabilidad

Además de proporcionar más prestaciones a los consumidores, la creciente atención sobre la gestión de sus negocios vigentes puede ayudar a las aseguradoras a sostener la rentabilidad a largo plazo. “Retener clientes es un importante componente en este sentido, en buena medida porque conservar asegurados existentes es menos costoso que conseguir negocio nuevo”, se indica.

La analítica de datos puede utilizarse para mejorar las tasas de retención de clientes. Los modelos predictivos son capaces de facilitar previsiones sobre la propensión del consumidor a cancel ar en respuesta a cambios en diferentes variables, como los servicios adicionales. Las informaciones resultantes pueden fundamentar decisiones de asignación de recursos de las aseguradoras en lo que respecta a las iniciativas de retención de clientes.