De esta forma, en el caso de un posible accidente de tráfico, colisión o incidencia, las cámaras grabarán lo ocurrido en el intervalo inmediatamente anterior y posterior al incidente, con el fin de verificar lo sucedido. Por su parte, CESVIMAP interpretará lo ocurrido, contribuyendo así a identificar situaciones de riesgo para los pasajeros, el conductor y los demás involucrados en el accidente, con el fin de promover las soluciones pertinentes.

Esta iniciativa, pionera en España, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Ávila, donde se presentó el proyecto y podrá servir de modelo para experiencias similares en otras ciudades, como ya está ocurriendo en otras ciudades europeas (por ejemplo, Milán o Florencia). “Se trata de evitar accidentes, no es televigilancia”, explica Davide De Sanctis, country manager de Octo Telematics Iberia. “La bondad de esta tecnología de vídeo telemática es que ofrece ventajas tanto a los pasajeros del transporte público-añade el directivo-, que podrán demostrar las circunstancias de los posibles incidentes en los que pudieran verse inmersos, como a las empresas concesionarias del transporte urbano, que contarán con la prueba que permita dirimir responsabilidades, con lo que se reduce significativamente la probabilidad de fraudes".

"En Japón, por ejemplo, es obligatorio que los vehículos de transporte lleven cámaras para poder clarificar siniestros y tomar así las medidas preventivas oportunas en el futuro”, detalla por su parte Ignacio Suárez, gerente de CESVIMAP, centro de investigación que se encargará de analizar los datos recogidos por las 2 cámaras instaladas en cada uno de los 11 autobuses de la flota en Ávila durante el año de prueba, dividido en un primer período de 6 meses y dos prorrogables de 3 meses cada uno. Tras ese tiempo, y en función de los resultados obtenidos, se procedería a la instalación definitiva de las cámaras de vídeo telemática.

Noticias relacionadas

Octo lanza una solución telemática para la gestión de vehículos que no circulan por carretera