El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, prevé que el sistema de Seguridad Social mantenga el superávit al cierre de este año y el próximo, lo que se traducirá en la no necesidad de hacer uso del Fondo de Reserva, al contemplar su utilización sólo si presenta déficit durante tres semestres consecutivos, informa Europa Press. Contestó ayer que “ni se rompe la hucha ni se quiebra nada”, en respuesta a una pregunta del diputado popular Miguel Barrachina en la Comisión del Pacto de Toledo. Granado calificó como “temeridad” por su parte realizar estimaciones sobre el futuro de la Seguridad Social antes de la revisión del cuadro macroeconómico que el Gobierno realizará en breve.

Sobre la situación del Fondo de Reserva, Granado señaló que, a 13 de mayo de este año, alcanza los 58.593,78 millones de euros, lo que representa un 5,35% del PIB, y afirmó que está previsto que las inversiones que integran la cartera del Fondo de Reserva se destinen a deuda española, salvo determinadas excepciones, por razones de rentabilidad. "Vamos a deshacer paulatinamente todas nuestras posiciones en deuda extranjera", aseguró Granado, que precisó que esta decisión de gestión "es ahora necesaria para sostener el conjunto de las obligaciones financieras del Estado".

Explicó, además, que el Ministerio de Trabajo ya ha obtenido el visto bueno de la Dirección General del Tesoro para invertir también en deuda pública española aproximadamente el 80% del Fondo de Rehabilitación formado por los excedentes de las mutuas de enfermedades profesionales y accidentes de trabajo. Esto supondría otra inyección de algo más de 2.500 millones de euros para la adquisición de bonos del Estado.

Por otra parte, entre las medidas tratadas ayer en el Congreso, se aprobó "acelerar el diagnóstico" del sistema de pensiones dentro de la Comisión del Pacto de Toledo. En la misma resolución, se compromete al Gobierno para reformar "en profundidad" las pensiones de viudedad y orfandad, mejorando sus cuantías así como su fiscalidad.