MARSH ha diseñado un producto exclusivo para ayudar a las sociedades profesionales a hacer frente a los riesgos que se deriven de la nueva Ley de Sociedades y cumplir con el deber de contar con un seguro, independientemente de la póliza de RC que tengan de forma individual, a menudo contratada a través del colegio o asociación profesional.

Según el artículo 11.3 de la Ley de Sociedades Profesionales, éstas “deberán estipular un seguro que cubra la responsabilidad en la que puedan incurrir en el ejercicio de su actividad o actividades que constituyen el objeto social”.

El nuevo producto incluye, entre otras, las siguientes coberturas: perjuicio económico a terceros derivado de la actividad profesional; daños personales y materiales causados a terceros; pérdida o daño de documentos; fianzas civiles y penales ocasionadas por la actividad profesional de la firma; defensa jurídica e inhabilitación profesional.

El subdirector de Riesgos Financieros y Profesionales de MARSH, José María Elguero, asevera que “el 76% de los abogados y asesores desconocen que si dos o más profesionales desarrollan colectivamente una actividad, éstos responden solidariamente de las deudas sociales que se deriven de los actos profesionales. Sin embargo, la ley es muy clara al respecto”.