Además, junto a las clásicas inquietudes relativas a la conservación y mantenimiento del edificio (57%), los vecinos molestos (42%), las derramas (37%) o la morosidad (32%), son los nuevos problemas que en algunas regiones trae consigo la nueva realidad social.

Así lo revela el estudio 'Efectos de la crisis en comunidades de propietarios', realizado por MUTUA DE PROPIETARIOS en colaboración con la Cátedra de Vivienda de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona. En el mismo se concreta que el tema de los pisos turísticos, que en el conjunto de España preocupa a un 7% de los propietarios, en el caso de Baleares y Cataluña este porcentaje se eleva al 17% y 13%, respectivamente.

Otro punto que llama la atención del estudio es que en España, donde un 40% de los propietarios vive en comunidades con más de 20 vecinos, un 91% asegura haberse visto afectado por la crisis. Una situación que se ha materializado en un incremento del impago de cuotas (45%), en la realización de menos reformas (39%), en el cambio a otros proveedores más económicos y en un mayor endeudamiento. De hecho, siete de cada diez comunidades de vecinos afirman contar con vecinos morosos.

La crisis económica hace mella

En este sentido, diez años de crisis se han materializado en aspectos como la demora en la realización de reformas en 4 de cada 10 comunidades, siendo la escasez de recursos económicos (48%) y la falta de acuerdo entre vecinos (28%) las principales causas de esta demora.

En este apartado se destaca que un 46% de los encuestados asegura haber pasado la Inspección Técnica del Edificio (ITE), un porcentaje que se eleva al 66% en el caso de los edificios de más de 50 años, donde es de carácter obligatorio. En este sentido, es positivo observar que 8 de cada 10 edificios que han pasado la ITE han implementado las mejoras recomendadas.

En relación a la conservación del edificio, un 88% de los propietarios prefiere invertir en mantenimiento en vez de esperar a afrontar reformas mayores con posterioridad. De hecho, un 43% de los entrevistados considera que aunque las zonas comunes están bien conservadas, necesitarían alguna mejora. En cuanto a la solicitud de ayudas públicas, la mayoría de las comunidades de propietarios afirma no haberlas solicitado (50%), siendo las dirigidas a la rehabilitación y a la adaptación de infraestructuras a discapacitados las más demandadas.

COMPARTIR