Más concretamente, estas nuevas normativas incluyen las condiciones de capital que deben acreditar estas sucursales, la permanencia de la inversión en el país y las medidas que deben cumplir en el caso de que se presenten cambios en las condiciones en las que se otorgo la licencia para operar en el país.

Además, la Superfinanciera tendrá que autorizar cualquier fusión, escisión, adquisición o cesión de activos y pasivos. En este sentido, algunas aseguradoras extranjeras ya han iniciado algunos trámites para poder operar en el mercado asegurador colombiano donde la penetración de seguros es de las más bajas de América Latina.