Este trabajo mide los riesgos que afrontan las empresas cuando seleccionan, contratan y trasladan trabajadores cualificados en 138 ciudades de todo el mundo, analizando factores como la situación demográfica, el acceso a la educación, las iniciativas para el desarrollo del talento, las prácticas laborales y las regulaciones gubernamentales.

Según este índice, Nueva York, Singapur, Toronto, Londres y Montreal son las cinco ciudades con menos riesgo en el mundo. Por otro lado, Luanda (Angola), Port Moresby (Papua Nueva Guinea), Addis Ababa (Etiopía), Saná (Yemen) y Damasco (Siria) son las ciudades con mayor riesgo. Madrid y Barcelona, las únicas ciudades españolas incluidas en el estudio, figuran en los puestos 48 y 49, respectivamente, lo que supone un descenso de dos posiciones respecto a la clasificación de 2012. Ambas se encuentran por delante de ciudades como Milán, Praga, Varsovia o Lisboa.

“La forma en la que las empresas reconocen y gestionan en la actualidad los riesgos relacionados con las personas ha cambiado significativamente en los últimos años”, afirma Ana Isabel Dumlao, directora de Consultoría de Compensación y Talento de Aon Hewitt España. “Debido a la necesidad de hacer más con menos, los directivos tienen que ser más innovadores a la hora de gestionar sus inversiones, lo cual ha tenido un impacto en la forma en la que gestionan el talento y la planificación de su plantilla”.