Según la edición de 2012 del People Risk Index de Aon Hewitt, Toronto, Singapur, Montreal y Londres completan la lista de las 5 ciudades con menos riesgo en el mundo. Por otro lado, Lagos (Nigeria), Addis Ababa (Etiopía), Bagdad (Iraq), Saná (Yemen) y Damasco (Siria) representan las ciudades con menos atractivo del total de las 131 analizadas. Madrid y Barcelona, las únicas ciudades españolas incluidas en el estudio, figuran en los puestos 46 y 47 respectivamente, lo que supone un descenso de 4 y 3 posiciones respecto a la clasificación de 2011. Ambas se encuentran por delante de ciudades como Milán, Praga, Varsovia, Lisboa y Tel Aviv.

Nueva York ha reemplazado a Toronto como la ciudad con menos riesgo del mundo. La ciudad estadounidense muestra los índices de riesgos demográficos más bajos de todas las ciudades analizadas, debido principalmente al elevado número de personas en edad de trabajar, al ratio de inmigración positivo y a la elevada tasa de productividad que registró en el último periodo.

Los riesgos relacionados con la gestión del talento y la educación en esta ciudad son también de los más bajos del mundo, lo que atribuirse a sus excepcionales instituciones académicas y centros de formación, y a la amplia disponibilidad de talentos cualificados y experimentados. No obstante, el estudio mostró que Nueva York tiene el riesgo de contratación más elevado de las cinco primeras ciudades de la clasificación, ya que posee un mayor índice de violencia y criminalidad.

“Con el incremento de los costes laborales y la continua volatilidad económica en el mundo, los directivos de las empresas multinacionales son conscientes de la importancia de la gestión del talento a la hora de alcanzar el éxito en sus negocios. Para seguir siendo competitivas, las empresas están repensando sus estrategias de captación de talento, mientras reubican sus procesos operativos en zonas geográficas más ventajosas”, comenta Anabel Dumlao, directora de Consultoría de Compensación y Talento en Aon Hewitt España. “Identificar las localizaciones más idóneas y formular una estrategia de dotación de personal adecuada requiere estar muy pendiente de los costes”, añade.

Singapur es, según este índice, la única ciudad fuera de Europa y Norteamérica que se encuentra entre las 5 ciudades con menos riesgo. Ello responde a varios factores, como la existencia de estrictas leyes contra la discriminación y sobre prevención de riesgos laborales, la flexibilidad en los costes de personal, la carencia de corrupción y la voluntad para trabajar con el sector privado en asuntos relacionados con los recursos humanos. Singapur también disfruta de un bajo índice de terrorismo y de un elevado apoyo del Gobierno.