Desde la entidad, se recuerda que ‘Liberty Directivos y Administradores’ está dirigido a “proteger el patrimonio personal de los directivos y altos cargos de una empresa, por las reclamaciones que puedan recibir por los perjuicios económicos causados a consecuencia de sus actos de gestión incorrectos. En estos casos, las reclamaciones pueden ser realizadas tanto por la propia empresa tomadora del seguro (accionistas, acreedores, filiales, etc.) como por terceros (autoridades gubernamentales, clientes, etc.) que tengan relación con ella”.

Entre las coberturas básicas que incluye se encuentran la RC de Administradores y Directivos, de las filiales que no sean instituciones europeas no domiciliadas y/o coticen en USA; la constitución de fianzas civiles; los gastos de defensa; los gastos de representación legal en investigaciones formales; y los gastos de emergencia. Además, cuenta con una Garantía de Prácticas de Empleo. Cubre, de forma retroactiva ilimitada, aquellos actos cometidos con anterioridad a la contratación de la póliza. Ampliando, incluso, la cobertura al patrimonio familiar.