BDS.- En junio han cumplido ya su primer aniversario de operativa en nuestro país, ¿qué balance puede hacer de este periodo? ¿Se han cumplido los objetivos iniciales?

Ignacio Figuerol.- Sí, en efecto, se ha cumplido el primer aniversario de la apertura de nuestra oficina en Madrid. Ha sido un año muy intenso, de mucho trabajo en muchos frentes, pero a la vez muy ilusionante. El nombre de Clyde & Co era muy conocido en el sector asegurador internacional, pero tal vez no tanto en España, de modo que había que presentar el despacho, explicar qué es, en qué áreas de especialización trabaja, dónde tiene oficinas y puede prestar servicios, etc. Y, para eso, primero teníamos nosotros que conocer bien el despacho, lo que no es tarea sencilla pues cuenta con más de 1.400 abogados trabajando en 33 oficinas propias y otros muchos despachos asociados, repartidos por los 5 (o 6) continentes y, además, en permanente expansión (hace poco se ha anunciado la apertura en Sudáfrica). La verdad es que, dentro de Clyde, hemos encontrado compañeros con muchas ganas de trabajar en común y de promover la nueva oficina de Madrid.
En todo caso, los objetivos iniciales que nos planteábamos se han cumplido, afortunadamente. Hemos contado con un inestimable apoyo del sector, y nunca nos cansaremos de expresar nuestro agradecimiento por ese apoyo. Y, si se me permite, aprovecho para destacar el esfuerzo, dedicación y entusiasmo de todos los que integran la oficina de Madrid.

BDS.- ¿Qué ha sido lo más complicado, tal vez la búsqueda de oficinas?

Ignacio Figuerol.- En realidad, la búsqueda de oficinas no ha sido lo más complicado. Hemos tenido mucha ayuda de las oficinas centrales en Reino Unido. De hecho, el director de Operaciones fue quien hizo la labor más pesada, visitando posibles oficinas y hablando con las agencias inmobiliarias, para hacer una preselección de las opciones más aconsejables, de modo que solo tuvimos que elegir entre cinco oficinas, y lo tuvimos bastante claro desde que vimos la de la Plaza del Marqués de Salamanca.
Diría que, seguramente, lo más complicado, como suele suceder, ha sido prestar atención a los pequeños detalles, desde elegir el material para el suelo de la nueva oficina, hasta el color de las butacas de recepción. Somos abogados.

BDS.- Esta nueva ubicación, ¿responde plenamente a sus necesidades actuales? ¿Y a sus perspectivas de crecimiento?

Ignacio Figuerol.- Estamos encantados con la oficina. Es muy luminosa y se trabaja muy a gusto. Al elegir la ubicación, una de las cuestiones que tuvimos en cuenta fue la perspectiva de crecimiento. Siempre es difícil prever, pero teniendo en cuenta las áreas de especialización del despacho a nivel internacional, contábamos con la posibilidad de incorporar abogados en esas áreas, comenzando por aviación. La actual oficina nos da juego para crecer sin tener que hacer una mudanza, que es cara y entorpece mucho el trabajo. Actualmente, nuestro equipo de Madrid se compone de 15 personas y la oficina está diseñada para poder acoger hasta 40 personas. Antes del verano, hemos incorporado ya dos abogados más, Enrique Navarro y Diego Olmedo, que se han integrado en el grupo de Aviación, una de las áreas de especialización en la que tenemos más prestigio, no solo en Inglaterra, sino a nivel internacional. En septiembre, se ha incorporado otro abogado, Javier Simón, que refuerza el área de Procesal y Riesgos Industriales.

INMEJORABLE ACOGIDA DEL SECTOR

BDS.- ¿Cómo les ha acogido en este tiempo el mercado español? ¿Se mantiene la tónica que ustedes pusieron de manifiesto en el acto de presentación celebrado en diciembre?

Ignacio Figuerol.- La acogida ha sido inmejorable. En el cóctel del 4 de diciembre ya dijimos que estábamos profundamente agradecidos por el apoyo. Nuestra percepción sigue siendo la misma, y nuestro agradecimiento mayor si cabe. El reto es ahora responder a las demandas y necesidades actuales del sector, tanto en el plano de calidad como de precio y competitividad.

BDS.- ¿Podría detallar las características del equipo en España (número de integrantes total, abogados, áreas de actividad,…)?

Ignacio Figuerol.- El equipo se compone actualmente de 18 abogados, más 3 personas en Secretaría y Administración. Por una parte, tenemos el equipo de Líneas Financieras, donde trabajamos 6 abogados, y llevamos asuntos de D&O, de pólizas BBB, de responsabilidad civil (de instituciones financieras, profesiones económicas, etc), crédito y caución, reaseguro y contingencias. Por otra parte, tenemos el grupo que llamamos de Procesal y Riesgos Industriales, donde trabajan 7 abogados, y llevan asuntos de construcción, energía, producto defectuoso, incendios, avería de maquinaria, daños materiales y lesiones personales, reclamaciones en el extranjero, etc. También contamos con un grupo de Derecho Mercantil y Regulatorio de Seguros, con Jesús Iglesias como especialista en la materia. Y, como decía, con 2 abogados especializados en Aviación. Por último, tenemos varios abogados españoles, que están trabajando en el Reino Unido, que nos apoyan especialmente en asuntos de Derecho Marítimo y de componente internacional, como Liz Turnbull.

BDS.- ¿A cuántas entidades aseguradoras dan servicio? ¿Y corredores? ¿Y al resto de profesionales e instituciones del sector? ¿Qué objetivos se han marcado?

Ignacio Figuerol.- Somos un despacho eminentemente orientado al Seguro. Creo que no me equivoco si digo que trabajamos, en mayor o menor medida, para todas o casi todas las entidades aseguradoras y reaseguradoras.  Y algo que tenemos clarísimo es la lealtad al sector, no morder la mano que te da de comer. No nos planteamos llevar asuntos contra ninguna aseguradora, sea o no cliente, por cuenta de un asegurado. También trabajamos para algunos corredores, en temas más bien regulatorios y mercantiles, o incluso de responsabilidad profesional.

BDS.- ¿En qué cuestiones son más valorados sus servicios?

Ignacio Figuerol.- Creemos que se valoran especialmente en asuntos graves, complejos y que requieren una alta especialización. Asimismo, a menudo se cuenta con nuestros servicios en asuntos con componente internacional, dada nuestra gran experiencia y conocimientos sobre el derecho aplicable y forma de trabajar en otras jurisdicciones, así como por la impresionante presencia y prestigio de Clyde & Co a nivel internacional.

BDS.- ¿Coincide con los ámbitos en los que el Seguro genera ahora más trabajo? ¿Cuáles son estos?

Ignacio Figuerol.- Como he indicado, nuestro negocio se centra en su mayoría en asuntos singulares, de especial complejidad, gravedad o con elemento internacional. Por ello, nuestro volumen de trabajo suele ser bastante constante y apenas se ha visto afectado por el ciclo económico actual. No nos podemos quejar en absoluto del volumen de trabajo en el área de Líneas Financieras. Con la crisis del sector bancario que hemos vivido, el número de reclamaciones contra administradores y directivos de entidades financieras ha crecido exponencialmente. Basta leer la prensa. Y también, los procedimientos concursales están empezando a cristalizar en exigencias de responsabilidad contra los administradores. En la parte de Riesgos Industriales, los asuntos más importantes tienen que ver con proyectos de construcción e ingeniería. Tenemos mucho trabajo en el ámbito de las energías renovables. Últimamente estamos recibiendo muchas instrucciones en incendios graves, algunos de ellos intencionados. También hemos recibido importantes instrucciones en siniestros en el extranjero. 

El equipo de Clyde & Co en sus nuevas oficinas en Madrid

VENTAJAS Y VALORES DIFERENCIALES

BDS.- ¿Qué ventajas les da pertenecer a uno de los mejores despachos internacionales en el sector? ¿De qué sinergias se pueden beneficiar sus clientes españoles?

Ignacio Figuerol.- Ventajas y también algunos inconvenientes… Por ejemplo, cuando se proponen reuniones por videoconferencia de todas las oficinas del despacho, encontrar una hora que venga bien a todos es casi misión imposible, por lo que suelen celebrarse a horas intempestivas. Pero hablando de las ventajas, somos un despacho que trabaja y es reconocido en muchos países, particularmente en países donde muchas de las empresas españolas desarrollan actualmente su actividad internacional (Estados Unidos, Latinoamérica, Oriente Medio, etc.) y ello permite poder atender reclamaciones o temas que tengan componente internacional, como sucede por ejemplo cuando nos encontramos con una empresa asegurada española que sufre una reclamación en Estados Unidos.
Por otra parte, el bufete organiza constantemente conferencias y eventos para el mercado asegurador, y es llamativo su poder de convocatoria. No hace mucho, Ricardo Garrido participaba en una conferencia sobre seguro de daños y acciones subrogatorias; Miguel Relaño en un seminario sobre prescripción; Pablo Guillén en una conferencia sobre responsabilidad de administradores; y Ana Emparanza en un seminario sobre el seguro de accidentes de deportistas profesionales, en Londres, y todo el mercado estaba presente.

BDS.- ¿Qué les diferencia de su competencia? ¿Por qué valores quieren ser reconocidos?

Ignacio Figuerol.- En un mundo tan globalizado y uniformado, en el que todos nos parecemos y hacemos las cosas de manera similar, no es fácil diferenciarse de la competencia. Todos presumimos de ser diferentes, cuestión distinta es que realmente lo logremos. Nuestro objetivo es actuar como socio estratégico de los clientes. Por ello, pretendemos estar presentes cuándo y dónde se nos necesite. A medida que las aseguradoras han ido teniendo una visión y un alcance cada vez más internacionales, Clyde & Co ha hecho lo propio en los últimos años. La expansión internacional del despacho ha ido encaminada a satisfacer las crecientes necesidades de nuestros clientes del mercado de seguros, replicando su presencia y tratando de facilitar la mejor plataforma posible para una alianza de amplio alcance. Asimismo, tratamos de combinar la especialización por sectores con la excelencia jurídica. Al centrarnos en nuestros sectores claves, muchos de los abogados del despacho reciben reconocimientos como líderes en su área.
Por otra parte, el despacho mantiene un compromiso máximo con nuestro sector central, el de los Seguros, lo que nos permite ponernos en la situación de los negocios de nuestros clientes, ofreciendo una perspectiva única basada en experiencias reales. Y todo ello siempre entorno a la idea de la máxima calidad en el servicio al cliente.

BDS.- Guardando la confidencialidad que sea necesaria, ¿podría comentar las cuestiones legales o casos más relevantes que han gestionado en este tiempo?

Ignacio Figuerol.- No es fácil responder a esta pregunta guardando la necesaria confidencialidad. Tenemos la grandísima fortuna de estar interviniendo en un buen número de asuntos que podemos encontrar todos los días en la prensa relacionados con la crisis del sector bancario, salidas a bolsa e inversiones en productos financieros.  
También estamos participando en algunos de los siniestros más graves que hay en España de construcción, infraestructuras, incendios, productos defectuosos, lesiones personales o medioambiente.

BDS.- A su juicio, ¿cuáles son los principales retos a los que ha de hacer frente el Seguro en los próximos años?

Ignacio Figuerol.- El sector es de los que mejor ha resistido y está resistiendo la profundísima crisis económica que venimos padeciendo, demostrando una enorme solidez (aunque me da miedo afirmarlo tan rotundamente porque eso mismo pensábamos todos del sector bancario español hace unos años). No creo que innove nada diciendo que sus retos seguramente pasan por los nuevos proyectos normativos que se nos vienen encima y por dar un impulso a la distribución, con mayor calidad en los procesos de venta y aportación real de valor al cliente. No hace mucho, asistiendo a unas jornadas de abogados de compañías de seguros, un compañero decía que el verdadero reto de las entidades es llegar al asegurado con el corazón. No me parece un comentario desenfocado.

PERFIL DEL ABOGADO ‘CLYDE’

BDS.- ¿Qué características profesionales diferenciales debe tener aquel abogado que quiera integrarse en su organización?

Ignacio Figuerol.- Sencillez. Y, por supuesto, ser un magnífico profesional del Derecho, tener vocación, llevar el ejercicio de la profesión en la sangre, y ganas, muchas ganas de aprender, y de ir más allá, entender el negocio asegurador y ponerse siempre en el pellejo de cada cliente para dar la respuesta que realmente necesita.

Ignacio Figuerol acompañado por los socios del despacho