Llegado el caso de que cualquier miembro de la organización no alcanzara la cifra de volumen de negocio de 100.000 euros de primas estipulada en el Anteproyecto de Ley de Distribución al cabo de sus tres primeros años o en cualquier momento posterior y por ese motivo perdiera su autorización como corredor o correduría, desde la asociación se le gestionaría el traspaso automático a la figura de “colaborador” de otro corredor o correduría miembro, manteniendo una actividad profesional, la titularidad y gestión de su cartera, la atención y gestión diaria de sus propios clientes y al mismo tiempo, asegurándose la casi totalidad de los ingresos que percibía por esta cartera.

En palabras de Jorge Campos, presidente de NEWCORRED, “los nuevos corredores y corredurías no nos oponemos a esta medida impuesta en el texto de la futura Ley de Distribución, pues consideramos y defendemos que el de corredores debe ser un canal profesional, pero sí hemos trasladado al supervisor que esta medida está incompleta y que la ley debería determinar el procedimiento de traspaso de las posibles carteras de aquéllos que se vean afectados por esa disposición y que pierdan la autorización por este motivo”. “No olvidemos –añade- que detrás de 100.000 euros de primas habrá siempre muchos clientes, es decir, muchos asegurados, y tal y como está regulado este aspecto, nada se dice de lo que pueda pasar con ellos”.

COMPARTIR