En este documento la autoridad sugiere que el acuerdo podría ser renegociado y que no está convencida de los beneficios del acuerdo. El regulador solicita al Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steve Mnuchin, que comprometa a la Unión Europea a solicitar confirmación por escrito con respecto a la interpretación y aplicación de muchos de los términos del Acuerdo.

La industria de reaseguros acogió con beneplácito el acuerdo que se hizo público en enero, que entre otras características incorpora que los reaseguradores europeos podrían fijar unas garantías de 1.000 millones de dólares, ya que no tendrían que publicar garantías, ni tendrían barreras legales y de capital relacionadas con las rebajas de (re)seguros. Por otro lado, los reaseguradores estadounidenses no tendrían que publicar garantías sobre sus negocios suscritos en Europa y estarían sujetos a una supervisión reguladora menos estricta.