En su intervención destacó la importancia que el sector asegurador tiene en la reducción de los daños producidos por las catástrofes naturales y los distintos modos de afrontar la mutualización de ese tipo de riesgos. Entre otros aspectos, resaltó el valor de ordenamientos nacionales, como los existentes en Francia o España, “que permiten una elevada cobertura frente a catástrofes naturales a un coste asequible, en el contexto de un modelo de colaboración público-privada”.

El acto fue presidido por la Representante especial del secretario general de Naciones Unidas para la reducción de los Riesgos de Desastre, Margaretha Wahlström, y en él tuvo lugar el estreno del documental de la CCR “Estemos preparados: adaptarse para hacer frente a los desastres naturales”, donde se trata en extenso el papel del Seguro como herramienta de adaptación, tanto desde la perspectiva de la financiación de los riesgos como de la contribución en la mitigación de los mismos y en la reducción de costes.

En concreto, la mesa redonda en la que tomó parte Rodríguez-Ponga, contó también con exposiciones de Pierre Blayau, presidente de la CAISSE CENTRALE DE RÉASSURANCE (CCR); Philppe Derieux, director general gerente de AXA GLOBAL P&C; François Nedey, director de Seguros de Bienes y Responsabilidad de ALLIANZ; Jean-Louis Charluteau, director de Riesgos de Daños en Bienes y Modelización de Catástrofes de GENERALI; Ivo Hux, responsable de los mercados de Francia, Benelux y Suiza de SWISS RE; y Stéphane Hallegate, economista senior del Banco Mundial, además de la propia Margaretha Wahlström.

Mayor coordinación

Desde el punto de vista de Naciones Unidas, se pidió al sector asegurador una mayor coordinación para poder trabajar en común en esta materia, puesto que uno de los problemas más graves a los que tienen que hacer frente es el aislamiento y escasa conexión entre los distintos sectores y Administraciones. Se destacó, por tanto, que instituciones como el CCS en España o el CCR en Francia ya proporcionan un ámbito común que aglutina al sector en el tratamiento de los riesgos extraordinarios y que pueden servir como interlocutores idóneos para estas cuestiones.

La COP21 –se recuerda en el comunicado divulgado- es un evento de alcance mundial. El sector asegurador, se apunta, “está particularmente involucrado por la problemática del calentamiento global, puesto que es el que soporta una parte importante de los costes de los daños producidos por las catástrofes de tipo climático. Esta conferencia ha sido la ocasión para poner de manifiesto los retos a los que se enfrenta el Seguro; dar a conocer las diversas vías y soluciones aseguradoras existentes; reflexionar sobre las distintas medidas de adaptación posibles, e insistir en la necesaria prevención de los desastres naturales para limitar los daños”.