Durante el encuentro se aprobaron las cuentas anuales y la propuesta de aplicación del resultado del ejercicio 2015, que se cerró con un resultado neto de 35,8 millones de euros, un 5,9% más que el ejercicio precedente. Estos resultados, según informó el director general de la entidad, Pedro Herrera, se sustentan “en una política de suscripción prudente y estable”, en combinación con el crecimiento del negocio y unos buenos resultados de las inversiones.

Así, las primas de reaseguro alcanzan los 512 millones, lo que representa un crecimiento de un 6,1% respecto al año anterior. Herrara destacó la “equilibrada composición de la cartera”, gracias a la posición de liderazgo en el mercado español y la consolidación de la estrategia de diversificación internacional. Las provisiones técnicas retenidas se sitúan en una cifra próxima a los 700 millones, en línea con años anteriores.

Por su parte, el volumen de activos de inversión se mantiene en niveles cercanos a 1.000 millones de euros. “La cartera de inversiones, por su calidad y diversificación, ha proporcionado resultados muy razonables en un entorno de rentabilidades bajas”, apuntó el directivo.

Aumento del 7,7% del dividendo

Finalmente, los fondos propios registraron un incremento del 9,9%, hasta alcanzar 278,8 millones, “valor creciente que respalda la solvencia de NACIONAL DE REASEGUROS”, concluyó.

Entre otros acuerdos, la Junta General acordó, además, distribuir un dividendo total con cargo a los resultados de 2015 de 10,7 millones, un 7,7% más que el correspondiente al ejercicio 2014. También se aceptó una nueva ampliación de capital con cargo a reservas libres por 6 millones.