La reacción de MUTUASPORT ha sido dirigirse a todas las federaciones autonómicas para renovar la póliza colectiva con cada una de ellas. Mientras tanto, la RFEC ha firmado con RASHER un acuerdo por el que esta correduría ofrece a los cazadores federados la cobertura aseguradora de MAPFRE. 

Desde la mutua, su presidente, José María Mancheño, que también preside la Federación Andaluza, afirma que en la oferta de la RFEC “se alude a la inestabilidad económica de la mutua, con el propósito de influir en la decisión del cazador o de las Federaciones de Caza”. “La mutua –explica Mancheño- considera que estas manifestaciones son contrarias a las exigencias de la buena fe e implican actos engañosos y denigratorios, prohibidos por la Ley 3/1991 de Competencia Desleal, por lo que esta mutua está estudiando la interposición de las acciones legales correspondientes, por competencia desleal contra las personas o entidades responsables de tales actos”.

Desde MUTUASPORT se niega tajantemente que exista tal “pretendida inestabilidad económica”, ya que “al cierre del ejercicio 2012, al igual que al cierre del ejercicio 2011, presenta superávit en su margen de solvencia y cobertura de provisiones técnicas, y atiende con la máxima eficacia y celeridad los siniestros, como se tendrá oportunidad de exponer en la próxima Junta General de Mutualistas, y se refleja en las cuentas anuales que, debidamente auditadas, se someterán a la aprobación de la Junta General” que se ha convocado para el próximo 27 de junio.

En dicha convocatoria, está previsto que el presidente de la mutua detalle cuál es la situación con la RFEC y las medidas llevadas a cabo por la entidad para facilitar a los cazadores españoles federados, mediante licencia federativa autonómica, la continuidad de su aseguramiento en la mutua mediante la oferta aseguradora a todas las federaciones autonómicas de caza. Asimismo, Mancheño también informará “sobre la renuncia presentada en bloque, con fecha 10 de mayo de 2013, por seis miembros del Consejo de Administración de la Mutua”. Con esta marcha, han dejado al Consejo de Administración con número de consejeros inferior al mínimo estatutario, “de tal manera que no es posible constituir el Consejo de Administración, así como, tampoco, convocar Junta General Ordinaria de mutualistas a los efectos de aprobar las cuentas anuales y el informe de gestión correspondiente al ejercicio 2012”.

En una misiva enviada por el presidente de MUTUASPORT el pasado 13 de mayo a todos los presidentes de las federaciones autonómicas de caza, Mancheño también anunciaba que se informaría “de las acciones legales en exigencia de responsabilidades a Andrés Gutiérrez Lara, como consecuencia de sus actuaciones en la mutua, prevaleciéndose de su cargo como presidente de la mutua”.

EL PRESIDENTE DE LA RFEC NIEGA LA MAYOR

Tras la nota informativa enviada por el máximo responsable de MUTUASPORT, el presidente de la RFEC, Andrés Gutiérrez Lara, ha respondido negando que haya sido su organización la que ha roto el acuerdo. “La decisión de poner fin a la relación con esta RFEC ha sido de MUTUASPORT, porque con fecha noviembre de 2012 rompió unilateralmente el convenio de mecenazgo que mantenía”, destacando textualmente que “hemos finalizado la vigencia de las relaciones con la RFEC, con denuncia del convenio”, afirma.

En cuanto a la delicada situación económica de la aseguradora, Gutiérrez hace mención a las argumentaciones de la propia mutua en las cartas de despido de varios trabajadores. En ellas, siempre según Gutiérrez, se señala que en 2011 las pérdidas ascendieron a la cantidad de 3.553.401,86 euros antes de impuestos, “por lo que en fecha 15 de junio de 2012, hubo de reducirse el fondo mutual en la cantidad de tres millones de euros para compensar las pérdidas acumuladas, precisamente en un intento de mantener la empresa a flote”; que durante el ejercicio 2012, las pérdidas económicas ascendieron a 2.098.859,51 euros antes de impuestos”, y que “durante los meses que van de 2013 las pérdidas estimadas son de gran entidad”.

Esta situación, y buscando “la salvaguarda de los intereses de los cazadores federados”, es lo que ha llevado, “para garantizar eficientemente su aseguramiento”, a suscribir el acuerdo con MAPFRE, “que ofrece y garantiza, las menos, iguales, y las más, mucho mejores condiciones y garantías a los cazadores asegurados, tanto en lo que se refiere a primas a pagar, como a coberturas”.

REACCIONES

Desde alguna federación autonómica, como la castellanoleonesa, se ha puesto en entredicho el papel del presidente de la RFEC, recordando que también ha estado al frente de MUTUASPORT “durante 21 años y hasta el año 2012”, beneficiándose de esa doble condición y “dejando la mutua al borde de una intervención por la Dirección General de Seguros”.

“Ahora, cuando el nuevo equipo directivo de la mutua está corrigiendo el rumbo, renunciando a cualquier emolumento, reduciendo a la mitad las dietas de consejeros, reorganizando administrativa y profesionalmente la mutua y dando cumplimiento estricto a la normativa sobre seguros, su anterior responsable pretende romper las históricas y fructíferas relaciones RFEC-MUTUASPORT valiéndose de su cargo”, afirma la nota emitida por la Federación de Castilla y León.

BIENES TRABADOS

Desde el Ministerio de Economía no se ha querido hacer ningún pronunciamiento sobre la situación de la mutua. No obstante, esta Redacción ha podido saber que la aseguradora tiene los bienes trabados, es decir, cualquier disposición sobre los mismos deberá ser autorizada por la máxima responsable de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga. De momento, no se sabe que exista ningún tipo de medida control o supervisión adicional sobre la entidad.