Considera que la noticia “culmina con éxito los trabajos desarrollados en los últimos años para este fin por la ponencia mixta Mutualidad de la Abogacía – Consejo General de la Abogacía Española, presidida por el vocal de la Comisión Ejecutiva de la Mutualidad, Carlos Suárez González”. Estima que cumple asimismo una de las largas reivindicaciones formuladas los últimos años por entender que estos profesionales “contribuían  también con sus impuestos a mantener el sistema público de salud”.

Advierte, no obstante, que se contempla todavía una situación de discriminación al considerar fuera del derecho universal a la sanidad pública a los no afiliados a la Seguridad Social que tengan ingresos por encima de 100.000 euros.
 

MUY POSITIVA PARA LOS NUEVOS ABOGADOS

En su comunicado, la mutualidad apunta que el nuevo texto modifica el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, que dejaba sin resolver la situación de un número importante de españoles que quedaba excluidos por no ajustarse a la condición de ‘asegurado’, definido por el Gobierno inicialmente como los afiliados a la Seguridad Social. Entre estos casos, señala, “quedaban fuera los jóvenes mayores de 26 años que permanecían todavía bajo la unidad familiar, así como aquellos otros españoles residentes excluidos del sistema por la Disposición Adicional 6ª de la Ley General de Salud pública aprobada en octubre de 2011, es decir, los profesionales no afiliados a la Seguridad Social”.

La noticia, se concluye, “es especialmente positiva para todos los nuevos abogados, que en el momento de tener que decidir su afiliación entre la Seguridad Social o a la mutualidad se encontraban hasta ahora con que si elegían ésta carecían de asistencia sanitaria, derecho que a partir de ahora queda reconocido, lo que ayudará a que la elección sobre el sistema de previsión social pueda ser efectuada por los interesados en condiciones de igualdad”. 

 

COMPARTIR