Desde la mutualidad se destaca también el aumento del 23,7% en los ingresos financieros, “influidos por la mayor masa de inversión, la elevada rentabilidad que proporcionan las nuevas inversiones dada la situación de los mercados financieros y también debido al encaje de plusvalías por realización de inversiones y su sustitución por otras de mayor rentabilidad”.

Por otra parte, los gastos financieros, principalmente la partida de provisiones por depreciación, se han mantenido respecto a las magnitudes del año anterior, pasando los rendimientos netos del 5,03% sobre los activos medios invertidos –en términos anualizados—al 5,40% en septiembre de 2012. Los gastos de gestión comercial y administrativa sobre el ahorro gestionado han bajado del 0,36%, en septiembre de 2011, al 0,33% en 2012.

Sobre el margen de solvencia, el patrimonio computable a efectos de su cálculo se eleva a 328.231.962 euros, mientras que el patrimonio mínimo exigible en función del volumen de operaciones era de 161.500.380 euros, lo que arroja una cobertura del 203,24%.

La mutualidad ha entregado a cuenta, hasta septiembre 2012, en los saldos de posición de los mutualistas, el 4,50%, “sin perjuicio de que con los rendimientos financieros netos de gastos financieros y provisiones alcanzados, sobre el conjunto medio de las inversiones, se llegue a repercutir al Plan Universal y al Plan Junior al cierre del ejercicio una rentabilidad en torno al 5%”, se matiza.

La mutualidad cree previsible ofrecer, con las hipótesis actuales de los mercados, una tasa de rentabilidad superior al 5,67% durante como mínimo los próximos 13 años. “Esto será posible gracias a la composición de su cartera de inversiones, en la que predomina la renta fija y los inmuebles arrendados”, explica.

De manera agregada, la composición de la cartera de inversiones de la mutualidad está especialmente focalizada en activos de renta fija (82,43%) e inmuebles arrendados (12,53%) con un total, por lo tanto, de activos que proporcionan rendimientos recurrentes, del 94,96% al mes de octubre de 2012.

La cartera de renta fija, cuyo valor contable es de 3.105 millones, presenta una diversificación entre deuda soberana (48,25%) y títulos corporativos (51,75%, en más de 120 emisiones), y también respecto a sus vencimientos. En cuanto a inmuebles, el patrimonio acumulado es de 220.000 metros cuadrados y representa un valor contable de 468 millones. Un 90% de los inmuebles se encuentra arrendado, arrojando por alquileres una rentabilidad media del 6,0% sobre su valor contable; sin computar por tanto las eventuales plusvalías futuras por realizaciones. 

COMPARTIR