El fondo comenzó la comercialización y la construcción de la cartera en mayo, cuando los gestores consideraron que se abrió una ventana de oportunidad con este tipo de activos. Entre otros, la gestora de fondos de inversión y de pensiones de MUTUA MADRILEÑA vio valor en bonos contingentes convertibles y otros títulos de deuda subordinada no financiera, como bonos híbridos, en algunos casos favorecidos por el efecto brexit.

La cartera se cerró en julio con un objetivo de rentabilidad neta de en torno al 5-6% anual. El rendimiento captado en los primeros meses supera también ya este objetivo, pues desde el 1 de junio y hasta el 5 de septiembre el fondo acumula un interés del 5% real. El producto presenta un horizonte temporal de inversión recomendado de 5 años.

Bonos subordinados, una oportunidad de inversión

En la actualidad, el fondo invierte un 51,5% de su patrimonio en cocos (bonos contingentes convertibles), un 37,9% en bonos híbridos de empresas no financieras, un 4,7% en bonos subordinados del sector seguros y un 4,1% en emisiones de entidades financieras Lower Tier 2. “Los bonos subordinados se presentan como una alternativa de inversión con claro potencial, en el incierto y complejo panorama inversor actual”, explica Joaquín Álvarez-Borrás, director de renta fija de la gestora.

"Con los tipos de interés en mínimos históricos y la elevada volatilidad bursátil, es necesario buscar activos con los que diversificar cartera. En este sentido, los bonos subordinados representan una oportunidad interesante, siempre siendo conscientes de que se trata de una inversión de riesgo medio-alto”. El lanzamiento de Mutuafondo Bonos Subordinados se enmarca en la política de diversificación y gestión dinámica de Mutuactivos, que busca siempre anticiparse al mercado y aprovechar las oportunidades de inversión que surjan en cada momento.