La mutua, que explica que ha actuado como “inversor ancla” de la colocación, afrontará con fondos propios la operación. Para su presidente, Ignacio Garralda, “se trata de una atractiva oportunidad de inversión precisamente en unos momentos en los que la renta fija, tradicional foco de la inversión financiera del sector asegurador, presenta rentabilidades próximas al 0%”.

La aseguradora hace hincapié en el potencial de revalorización que presenta el valor de la operación a medio y largo plazo, apoyada en buena medida en la rentabilidad por dividendo que ofrece la entidad financiera, en torno actualmente al 6%, y que contribuiría a la cuenta de resultados de la aseguradora con más de 16 millones de euros anuales.

La inversión representa el 4% de los activos totales de la aseguradora

El valor total de los activos de MUTUA MADRILEÑA al finalizar el primer semestre de este año se situaba en los 6.946 millones de euros, cifra un 2,7% superior a la del cierre de junio de 2015. La inversión directa en CaixaBank pasa a representar, por lo tanto, alrededor del 4% del total de estos activos. 

En el comunicado se apunta, además, que a la hora de realizar esta inversión a largo plazo, la mutua ha valorado también que CaixaBank es el grupo financiero líder del mercado español, con una red de 5.200 oficinas –la mayor de España- y una base de 13,8 millones de clientes. Todo ello sin olvidar que MUTUA MADRILEÑA y CaixaBank mantienen una alianza en bancaseguros a través de SEGURCAIXA ADESLAS, de la que ambos son accionistas.

La colocación de casi el 10% de su capital de Caixabank se ha realizado a un precio por cada una de las acciones propias vendidas de 2,26 euros, lo cual supone un descuento del 3,67% sobre la cotización de cierre de ayer de las acciones.  El importe que recibirá el banco por la venta de sus acciones en autocartera ascenderá a 1.322 millones.