MUTUA MADRILEÑA celebra hoy Junta General Ordinaria y Extraordinaria en la que, entre las propuestas contempladas en el orden del día, se incluye la modificación de los Estatutos Sociales en relación a las retribuciones de los miembros del Consejo de Administración. El cambio propuesto, como informábamos en su día, supone abandonar el actual sistema de remuneraciones vinculadas a los resultados (un 1% de los resultados netos de cada ejercicio) por “uno que consista, única y exclusivamente, en una asignación anual fija y en dietas por asistencia por un importe total que será aprobado por la Junta General”. Asimismo, se excluye cualquier tipo de indemnización por cese, sistemas de previsión social, pensiones u otro tipo de remuneración o indemnización diferidos al margen de los citados conceptos y del importe aprobado por la Junta General.

Para el presente ejercicio, se somete a la aprobación de los mutualistas la propuesta de que el importe retributivo (asignación anual y dietas) conjunto para los administradores sea de 2,67 millones.

Asimismo, los mutualistas deberán dar su visto bueno a la reforma de los artículos 13 y 38 de los Estatutos Sociales con el fin de reducir el límite máximo del importe que deben satisfacer, en su caso, los mutualistas en concepto de derramas pasivas. Dicho límite se reducirá a un cuarto de la prima anual.

La OCU recomienda votar en contra

Por otra parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recomendado a todos los mutualistas que vayan a asistir a la Junta de hoy que “voten en contra de todas las propuestas del Consejo, excepto la relativa a la modificación del régimen de derramas pasivas que se aprobó en la Junta del año pasado, para la que la OCU propone una abstención”.

La OCU estará presente en la reunión, “dejando constancia de su postura”, y defendiendo algunas cuestiones que, desde su punto de vista, deben modificarse, como lo que considera “retribuciones excesivas de los consejeros”; “las dificultades para que los mutualistas no consejeros puedan intervenir en la realización de propuestas”; y las excesivas trabas que se ponen a las delegaciones de votos cuando no sean a favor del Consejo de Administración”. También critica la estrategia empresarial, la política de crecimiento y expansión, que “siguen sin favorecer a los mutualistas antiguos, primando incluso a los mutualistas nuevos con importantes descuentos en el primer año de captación; y la realización de gastos desmesurados en publicidad para aumentar la captación y consiguiendo a cambio reducir el número de pólizas y de primas”.