Finalmente, la elegida ha sido MUSA, la heredera del antiguo servicio médico del Colegio de Abogados de Madrid, que ya sonó en la asamblea informativa en la que la APM informó del fin de su Servicio Médico y de la búsqueda de una aseguradora que cubriera esa necesidad.
 
La continuidad del cuadro médico del extinto Servicio Médico de la APM y, especialmente de la Fundación Jiménez Díaz, a la que acude el 65% de los asociados, es uno de los principales argumentos esgrimidos por Prego. También, añade, "unos precios muy competitivos", la admisión a todos los socios "independientemente de su edad y de su estado de salud" y el hacerse cargo de un consultorio propio de la APM.
 
"Todavía tenemos que cerrar algunos flecos del documento que servirá de base al contrato, por lo que te anuncio que el convenio empezará a estar operativo en torno al 1 de marzo", explica Prego a los miembros de la APM, a los que recuerda que las condiciones beneficiosas solamente se mantendrán hasta el 30 de abril. "Todos aquellos asociados que se sumen a esta póliza dentro de ese plazo lo harán en las condiciones que ves. Pasado el 30 de abril las condiciones serán las habituales, lo que quiere decir que los precios no serán los mismos, que se tendrá en cuenta la edad y que habrá que pasar el examen de salud y la declaración de enfermedades padecidas y atenerse a la decisión que tome la aseguradora", añade.
 
Prego recuerda que la APM "será la tomadora de este seguro, que está abierto a todos los asociados y a los familiares en primer grado que el asociado quiera incluir: cónyuges, hijos y nietos, cada uno de los cuales pagará su correspondiente póliza", por lo que para poder acceder a ella "es imprescindible ser miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid".

Por su parte, para dar a conocer este acuerdo, MUSA ha preparado una página con los principales datos y con un formulario de contacto.
 

Noticias relacionadas

La Asociación de la Prensa de Madrid busca aseguradora tras la desaparición de su servicio médico