Höpke quiso realzar esa apuesta por nuestro país avanzando la concreción de dos proyectos iniciados el pasado año. El primero, será el traslado a Madrid, a partir de principios de 2014, del Departamento de Contabilidad Técnica, hasta ahora en Munich, y que estará compuesto por unas 10 personas. El segundo se visualizará en verano de este mismo 2013 y será el traslado a unas nuevas y mayores oficinas de la sede en nuestro país, dado que la actual se ha quedado ya pequeña para el personal actual y el que se añadirá en unos meses con el referido Departamento de Contabilidad Técnica. Las nuevas oficinas se emplazarán en dos plantas del edificio que se ubica en el número 7 del madrileño Paseo de la Castellana. “Ambos –remarcó- suponen inversiones y creo que demuestran bien a las claras que este es un mercado en el que confiamos”.

De forma previa, Doris Höpke aludió a las últimas renovaciones, que calificó como “bastante complicadas”, aunque “pienso que han sido bastante satisfactorias para todas las partes y eso, en un ámbito tan complicado como el actual, ha sido posible gracias a la colaboración de todos y a la confianza que todas las cedentes han depositado en nosotros”. Reconoció que para mantener su posición de liderazgo “debemos ser capaces de conocer y prever temas relevantes para anticipar cambios previsibles y poder ofrecer soluciones adecuadas”. También explicó que la decisión de su grupo de reducir su presencia o incluso de salir de programas responde “a nuestro enfoque por la calidad del negocio y por la satisfacción global del cliente a largo plazo. No somos reaseguradores oportunistas, ni reaseguradores que estamos solo con el buen tiempo; nuestra apuesta es por el largo plazo, eso sí teniendo como referencia la disciplina necesaria”.

COMPARTIR