La presidenta ejecutiva de MUNICH RE, SUCURSAL EN ESPAÑA, Doris Höpke, abrió el acto remarcando el carácter especial del evento “pues lo estamos celebrando con nuestros clientes”. Explicó luego que la decisión de búsqueda de nuevas oficinas empezó hace unos dos años por una cuestión muy sencilla: necesitábamos más espacio, tras unirse a nosotros los nuevos equipos de Latinoamérica y Contabilidad”.

Ya tomada la decisión, el diseño de las nuevas oficinas “se buscó ante todo traducir nuestra filosofía como empresa en un concepto que reflejase nuestro permanente espíritu comunicativo y de colaboración, de adaptación permanente a los cambios y a la vez de flexibilidad y transparencia. Y, por supuesto, teníamos claro, que queríamos un modelo de oficina lo más perfecto para nosotros, los empleados, a la vez que plenamente abierto al cliente y que prestase la máxima atención al detalle”.   

Todo ello se tradujo, como detalló luego Carlos Alonso, representante de la empresa Aecon y responsable del diseño, en “un proyecto de 9 meses, realmente duros, en todos los sentidos y tras un análisis previo de la filosofía de empresa que se quería transmitir. Es lo que ha dado como resultado un espacio flexible y abierto, con mucho espacio común de empleados y a la vez con múltiples salas de reuniones y pequeños espacios para trabajos o atenciones personales”.

Como estaba previsto, al acto asistió el miembro de la Junta Directiva de MUNICH RE A.G., Georg Daschner, junto a otros directivos, quien mostró su satisfacción por unas nuevas oficinas que conoció ayer mismo y que “evidencian nuestra apuesta por este país, al que estamos muy agradecidos por la confianza que el mercado siempre ha depositado en nosotros”. En este línea reiteró que “nuestra filosofía de trabajo se va a mantener: queremos ser cada vez más socios, compañeros, que ayudan a resolver problemas. Por ello le exigimos a todos nuestros empleados un esfuerzo permanente por entender al cliente, por dialogar de forma permanente con él”. Concluyó repitiendo la apuesta por España, “un país en el que llevamos 50 años y al que hemos venido a quedarnos”.