Se trata del resultado trimestral más elevado de los últimos cuatro años. Las cuentas se han beneficiado principalmente de la caída de reclamaciones por grandes daños (supusieron un impacto de 155 millones en el segundo trimestre) y el descenso de las provisiones para pérdidas de años anteriores.

En cifras semestrales, el beneficio neto fue de 1.625 millones, tras una subida del 4,6%. El resultado operativo crece un 7,6%, hasta 2.444 millones, y el total de ingresos por primas hasta junio sumó 25.175 millones, un 3,5% más.

En el negocio de Reaseguro, la facturación en primas creció un 5,6% en el semestre (15.963 millones), con un resultado consolidado de 1.406 millones (+2,6%) y un ratio combinado del 92,8% (95,5% en la primera mitad de 2018).

ERGO, por su lado, aportó 9.212 millones en primas (+0,1%) hasta junio y un resultado consolidado de 220 millones (+18,9%); el ratio combinado también mejoró tanto para las actividades en Alemania (desde el 95,6% al 91,9%) como las internacionales (95,2%, dos décimas menos).

"Confiamos alcanzar nuestra previsión de beneficios de 2.500 millones para 2019 y 2.800 millones en 2020, tal y como se establece en nuestro plan plurianual 2018-2020. En la mitad de este programa, vamos por buen camino tanto estratégica como financieramente", informa Joachim Wenning, presidente del Consejo de Dirección del grupo germano.