Recuerda que las regulaciones promulgadas a principios del 2011 exigieron a las empresas ceder el 40% de cualquier negocio de reaseguro originado en el país a las reaseguradoras locales. Estos cambios, indica, tuvieron un efecto adverso en el mercado al favorecer a IRB-BRASIL RE y llevaron a muchas reaseguradoras multinacionales a establecer operaciones locales con el fin de disputar la participación de mercado que perdieron frente a la compañía predominante.

“El gobierno quería proteger a las reaseguradoras locales, pero también entregar a las reaseguradoras extranjeras una opción para competir en el mercado con las mismas condiciones que IRB”, señala Marwege. “Pero creo –añade- que el mercado reasegurador no necesita tanta protección. A pesar de que MUNICH RE, como reaseguradora local, se beneficia de ella, estamos a favor de contar con una liberalización total del mercado”.