A partir de un análisis técnico ‘in situ’, Multiasistencia realiza un informe de las condiciones del edificio, ofreciendo recomendaciones tanto para obtener una ITE favorable, como para mejorar la Certificación Energética del Edificio Existente. Además, esta evaluación permitirá a la comunidad de propietarios detectar dónde es ineficiente energéticamente el edificio y proponer soluciones que permitan un gran ahorro del gasto energético del edificio, de hasta el 60%.

“Siempre buscamos innovar ofreciendo productos y soluciones de valor añadido para nuestros clientes”, indica Israel Gil, director comercial de la firma. “Hemos querido lanzar un producto que va en consonancia con la evolución hacia una mayor eficiencia energética del mercado de la vivienda y que ayudará a las compañías no sólo a enriquecer sus pólizas sino también a la mejora del medio ambiente”.

Este nuevo servicio que Multiasistencia ofrece a las compañías aseguradoras abarca desde el asesoramiento general telefónico sobre conservación, ahorros energéticos y accesibilidad de edificios a otro más personalizado que incluye la evaluación ‘in situ’ de todas las características del edificio, propuesta de las intervenciones a realizar para mejorar las instalaciones, etc.

La aseguradora podrá poner a disposición de sus asegurados un servicio de pre inspección del edificio (PRE-ITE) con el que se podrá realizar un diagnóstico previo del riesgo antes de proceder a realizar una Inspección Técnica Obligatoria. De esta forma, la compañía podrá disponer de información sobre el estado de conservación del propio edificio.

La firma ha creado una división especializada en eficiencia energética para el asesoramiento a sus clientes en esta materia y el desarrollo de productos específicos para hogar, comunidades y comercios.

Multiasistencia explica que, actualmente, “solo los edificios de nueva construcción, y aquellos existentes que hayan sufrido grandes transformaciones, estaban obligados a contar con la Certificación de Eficiencia Energética, según Real Decreto 47/2000, de 19 de marzo, por el que se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción. Ahora, siguiendo directrices europeas, esta medida se traslada a los edificios ya existentes, por lo que a partir del 1 de enero de 2013, será necesario que todas las viviendas cuenten con un certificado de eficiencia energética a la hora de realizar operaciones de venta o alquiler. Estas normativas se engloban bajo las Directivas Europeas 2002/91/CE (EEE) y Directiva 2010/31/UE (EEE) como parte del objetivo que la Unión Europea se ha marcado para 2020 en la lucha contra el cambio climático.

Para acceder a una breve presentación del servicio, pinche aquí.