“Con demasiada frecuencia he visto principios bien integrados y prácticas relacionadas con la gestión de riesgos y su financiación que se descartan en los temas de seguridad de la información y, específicamente, en seguridad cibernética”, explica Julia Graham, miembro del Consejo de la federación. Y ello, según destaca, pese a que más de tres cuartas partes (76%) de los encuestados dijo que la seguridad de la información y la privacidad se habían convertido en las áreas más importantes de preocupación en los últimos tres años.

El informe insiste en que debe mejorarse la preparación institucional para luchar contra las amenazas informáticas y las pérdidas derivadas, que no están adecuadamente cubiertas por un seguro de Responsabilidad Civil tradicional.

COMPARTIR