La visión de la agencia sobre el impacto de los recientes acontecimientos políticos sobre el crédito de Brasil está en el recientemente publicado informe ‘Gobierno de Brasil – FAQ en el actual entorno político, perspectivas para la reforma de la seguridad social y el riesgo crediticio soberano’.

El informe explica como las recientes alegaciones de corrupción que envuelven al presidente Michel Temer podrían afectar las perspectivas de la reforma de la Previsión (seguridad social) y, en consecuencia, al escenario fiscal de Brasil. La publicación también detalla elementos clave de la propuesta de la reforma, tales como los cambios en la edad de jubilación y en el cálculo de las pensiones.

En mayo, Moody´s cambió la perspectiva del rating de emisor del país de Ba2 desde estable a negativa, una vez que las alegaciones de corrupción contra el presidente Temer aumentaron el riesgo político, así como la posibilidad de que importantes reformas fiscales fueran aplazadas. “Las alegaciones recientes redujeron el capital político y la capacidad del gobierno de seguir adelante con una completa reforma de la Seguridad Social”, afirmó Samar Maziad, vicepresidenta de Moody's. "Aunque creemos que la economía se estabilizará este año, la no aprobación de las reformas puede debilitar tanto la perspectiva fiscal como el perfil de crédito de Brasil".

La investigación resalta que los datos económicos recientes sobre el crecimiento del PIB y de la inflación permanecen en línea con el escenario base de Moody´s. Además, debido al anticipado periodo de transición para un nuevo sistema de seguridad social tras la aprobación de la reforma, un aplazamiento de la votación tendría un impacto limitado en las métricas fiscales de Brasil el próximo año.

No obstante, las perspectivas fiscales a medio y largo plazo pueden sufrir un atraso en la aprobación o la no ejecución de la reforma. El cambio de la Previdencia (seguridad social) en Brasil es crucial para que el país reduzca los costes asociados al rápido crecimiento de las jubilaciones. Reducir los gastos de la Previsión disminuiría el ritmo de crecimiento de los niveles de endeudamiento del gobierno que, en el 72,5% del PIB, ya son relativamente elevados.

COMPARTIR