Así, se logra reducir el tiempo de respuesta en caso de accidente ya que pone en contacto al asegurado y al servicio de asistencia en carretera, pudiendo informar de la gravedad de la situación. En caso de no poder responder, Auto Guardián enviará al centro de servicio su posición exacta mediante geolocalización e iniciará automáticamente el protocolo para garantizar la asistencia.

Además, hasta finales de noviembre, la aseguradora obsequia a sus asegurados de automóvil con la garantía de lunas con un tratamiento repelente de lluvia, una iniciativa orientada a la mejora de la seguridad durante la conducción.