Además, el volumen de primas se elevó a 279,9 millones, tras un aumento en el año del 2,3%, con un total de 420.000 clientes y más de 650.000 pólizas en vigor.

Las cuentas de la entidad, tal y como se explicó durante la Junta General Ordinaria y Extraordinaria de 2018 celebrada la pasada semana, muestran también una cifra de siniestralidad de 116,6 millones, “un buen dato en un ejercicio -expresan los responsables de la aseguradora- marcado por la implantación del nuevo baremo de valoración de daños personales en siniestros de automóviles y por una especial incidencia, en seguros patrimoniales, de los efectos derivados de la climatología”. 

En cuanto a la gestión, se han reducido los gastos de explotación, que se sitúan en los 55,1 millones, con una disminución de 1,5 millones con respecto a 2017. En relación a las inversiones, “se ha mantenido el criterio de prudencia y diversificación en la selección de nuevas inversiones y se ha potenciado la actuación en el ámbito inmobiliario, destacando la adquisición de un notable inmueble en Madrid, destinado al arrendamiento de oficinas a terceros”, apuntan desde la aseguradora.

Se confirmó, finalmente, el inicio de una nueva línea de actividad orientada a la prestación de servicios asistenciales a personas mayores, para lo que se ha constituido la sociedad MGS Seniors, que ya ha iniciado su actividad con la compra de un centro residencial para mayores en la ciudad de Valladolid.