La cartera de primas se sitúa en 245,2 millones, lo que supone una disminución del 2,1% con respecto al ejercicio anterior, “pero significa –se matiza- una mejora de más de 14 puntos con respecto a 2012, habiendo alcanzado valores positivos de crecimiento en los dos últimos trimestres del ejercicio”. La entidad concluyó el año con un total de 414.440 clientes y más de 657.000 pólizas en vigor.

Según destaca la entidad, 2013 ha marcado “un claro y positivo cambio de tendencia en su evolución comercial y manteniendo unos buenos resultados económicos, algo mejores que los obtenidos en el ejercicio anterior, gracias al rigor en la gestión técnica, la austeridad y el control del gasto”.

Según las cifras expuestas ante los accionistas, las provisiones técnicas a cubrir, a 31 de diciembre de 2013, se situaron en 694,8 millones, mientras que el montante total de los bienes aptos para su cobertura fue de 1.111,2 millones, lo que genera un superávit en su cobertura de 416,4 millones de euros, superior en casi 22 millones al obtenido en 2012. En esta línea, el patrimonio propio no comprometido, a efectos de cobertura del margen de Solvencia, ascendió a 389,8 millones euros, siendo la cuantía mínima exigida de 47,7 millones de euros, por lo que se dispone de un superávit de 342,1 millones (8,2 veces el mínimo exigido por la Ley).

Por su parte, las inversiones totales de la aseguradora, según su valor de mercado, superaron los 1.180 millones, 22 millones más que en 2012, “manteniendo criterios de prudencia, seguridad y rentabilidad en su gestión”, valora la aseguradora.