“Hay cosas que tienes en tu vida, como la televisión de pago, de la que no te gustaría prescindir y lo podemos proteger”, reivindica en declaraciones que publica hoy 'El Economista'. “Estos productos son efectos bola de nieve. Deberíamos de ser capaces de generar medio millón de clientes hacia el año 2018”, revela el directivo, convencido de la capacidad de penetración de estos seguros, cuando su coste de adquisición es “menor que un café”. Tras evaluar, a través de un proyecto piloto, la comercialización directa, la compañía ha puesto las bases sellando los primeros acuerdos con una eléctrica, dos aseguradoras -protege el pago de las primas de sus pólizas- y una sociedad de alquileres.

Pero esta cobertura de las facturas no es el único campo de batalla de la entidad; también ha lanzado una póliza que se hace cargo de contingencias de los niños, como gastos médicos en caso de lesión, profesores particulares o revisiones habituales como el dentista. En el mundo de las hipotecas, quiere hacerse un hueco con un producto de cobertura decreciente a medida que se amortiza el préstamo.

La compañía aspira a sellar el ejercicio con crecimientos del 8% en ingresos y a dos dígitos en resultados como el pasado año, cuando ganó 25 millones y facturó 220 millones.