La acción, que movilizó a 560 efectivos, "se basa en diez casos revelados al examinar las razones de los déficits multimillonarios presentados por los fondos de pensiones. De los diez casos, ocho están vinculados a inversiones realizadas de forma temeraria o fraudulenta", indica el comunicado de la policía en el que se añade que los investigados deberán responder a sospechas de "gestión temeraria o fraudulenta y otros delitos contra el sistema financiero".

Un juzgado de Brasilia ordenó la detención temporal de siete personas y la instrucción de 106 mandatos de búsqueda y aprehensión de documentos y 34 de conducción coercitiva de personas para declarar ante las autoridades. Además, según ha detallado por su parte la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM), fueron incautados o bloqueados 90 inmuebles, 139 automóviles, una aeronave y valores en cuentas bancarias, así como acciones y títulos pertenecientes a 103 personas y empresas.

Las pesquisas se realizaron en Brasilia (centro-oeste), Sao Paulo, Río de Janeiro, Espírito Santo (sudeste), Río Grande do Sul, Paraná, Santa Catarina (sur) y Amazonas (norte). El caso busca desentrañar la forma en que fueron administrados los fondos de seguridad social de empleados de entidades públicas como FUNCEF (del banco Caixa Económica Federal), PETROS (de la petrolera Petrobras), PREVI (del Banco do Brasil) y POSTALIS (del correo). El grueso de la investigación indaga operaciones en los llamados FIPs (Fondos de Inversión en Participaciones), que son esquemas cerrados de adquisición de acciones, bonos y derivados, limitados a inversores calificados como instituciones financieras o aseguradoras.