Se trata, además, de un servicio que se realiza las 24 horas del día los 7 días de la semana con lo que el paciente, en cualquier momento y lugar del mundo, puede realizar una consulta médica y ser atendido de forma inmediata.

"La tendencia en la comunicación digital médico-paciente es claramente favorable a la conversación escrita a través de chat, con un uso mundial del 30% en la comunicación informal del médico a sus pacientes a través de Whatsapp, llegando al 61% en España e Italia y el 87% en Brasil. En otros países ya está ocurriendo, como en el caso de Estados Unidos, donde la implantación de las consultas médicas a distancia ya es una realidad, gracias a los avances en la tecnología y la penetración del Smartphone. Actualmente, más de 15 millones de personas en 2015 han disfrutado de algún servicio de telemedicina en Estados Unidos, con un incremento estimado en 2016 del 30%", argumentan desde esta empresa.

 

 

Satisfactoria experiencia del cliente

"Sin duda se trata de un servicio totalmente diferencial en España que puede cambiar la relación médico-paciente en las consultas médicas a distancia", según Guillem Serra, CEO de Medipremium.

Serra apunta como uno de los principales puntos a favor del servicio la satisfactoria experiencia del cliente que se genera, entre otros motivos, por las ventajas que este medio a distancia ofrece (envío de fotografías, vídeos, envío de analíticas y pruebas, etc.), porque a la gran mayoría de las consultas se les da una resolución por esta vía, sin necesidad de acudir físicamente al médico y porque el servicio es ilimitado, es decir, el usuario puede realizar tantas consultas como considere necesario.

Pero junto a las ventajas para los clientes, Serra también remarca las ventajas para las aseguradoras a las que se ofrece el servicio bajo el criterio de marca blanca, ya que aporta múltiples ventajas a sus asegurados, como poder hacer tangible el seguro desde la contratación, la mejora de la siniestralidad y el refuerzo de la estrategia de fidelización.