En una circular interna, a la que ha tenido acceso el 'BDS', se destaca como una de las principales novedades de la IMD II la inclusión de las denominadas “prácticas de venta cruzada” (vinculada y combinada), que consiste en la venta de un producto de seguro con otro producto dentro de un mismo “paquete”. Se permite la venta cruzada siempre que se ofrezca la posibilidad al cliente de adquirir los distintos productos de forma separada, en los mismos términos que recoge actualmente la legislación sobre venta vinculada en créditos al consumo.

“Además, se clarifica que esto no afecta a la venta de productos de seguros que combinan coberturas de distintos ramos con el objeto de ofrecer en una única póliza una cobertura más completa y acorde con el riesgo a cubrir y cita expresamente los Multirriesgos”, y se apunta la posibilidad que se le da a EIOPA, en cooperación con otras autoridades supervisoras, para que desarrolle y actualice periódicamente directrices en esta materia.

REMUNERACIÓN Y CONFLICTO DE INTERESES

La información en materia de remuneración es una de las novedades de la IMD II (contenida en artículo 17) que ha sufrido variaciones en las enmiendas de compromiso. Como “aspectos positivos”, UNESPA resalta la eliminación de la obligatoriedad de informar, con carácter general, sobre la cuantía de la remuneración sobre los distintos productos analizados y ofertados, cuando se reciban honorarios o comisiones de las entidades, o la obligatoriedad de especificar el sistema de cálculo que se utilizará en el caso que no se pueda facilitar una cuantía concreta. La obligación se concreta en informar sobre la fuente y naturaleza de la remuneración.

Además, en caso de que la retribución esté basada en alcanzar determinados objetivos de venta, se elimina la obligatoriedad de especificar los umbrales establecidos y los importes que se abonan por su consecución.

Como aspectos relevantes en materia de remuneración se fija que las aseguradoras, en caso de vender a través de sus empleados, deberán informar si estos perciben una retribución variable por distribuir y gestionar el producto en cuestión. Además, se otorga la facultad a los Estados Miembros para introducir mayores medidas de información sobre importe de la remuneración, honorarios o comisiones. También se incluye la previsión de que cuando exista conflicto de interés, y para estimular la competencia, debe facilitarse al consumidor información cuantitativa, especialmente la relativa a cuál es la fuente de remuneración.

Se contempla la posibilidad de que EIOPA desarrolle, como fecha límite el 31 de diciembre de 2015, las directrices para la aplicación consistente de estas previsiones.

REGULACIÓN DE COMPARADORES

Las enmiendas de compromiso aprobadas en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios abordan también, entre otros temas, la figura de los comparadores, determinándose que constituye actividad de mediación la utilización de una página web u otro medio cuya finalidad es facilitar información sobre uno o más contratos de seguros, siguiendo criterios seleccionados por el cliente; también se considera mediación la recopilación de ranking de productos de seguros incluyendo sus precios y una comparación de los mismos, incluido el descuento de primas, cuando al final del proceso el cliente pueda ser capaz de formalizar un contrato de seguro.

Por otro lado, en cuanto a la venta de productos por entidades aseguradoras, se matiza que está dentro del ámbito de la Directiva la venta directa de productos que se lleva a cabo por un empleado de una entidad que esté en contacto directo con el tomador, lo cual matiza que quedaría fuera la venta a distancia.

La IMD II también viene a regular la venta de seguros como actividad auxiliar a otra actividad profesional: se considera que es “tied agent”, una figura que no existe propiamente en el ordenamiento español. La principal implicación en la nueva regulación es que no puede percibir primas del cliente.

Además, se regula la formación y la formación continua (200 horas) así como la obligación de que los Estados Miembros tengan implantados mecanismos para controlar, valorar y certificar el conocimiento y habilidades de los mediadores a través de terceros independientes; y la información previa a la contratación, incluyéndose para los productos de No Vida la obligación de proporcionar al cliente, antes de la conclusión del contrato, toda la información relevante acerca del producto. Esta información, que debe darse en un documento estandarizado, debe adecuarse a la complejidad del producto y ser comprensible para el cliente.

LA IMD II SE RETRASARÁ: NO ENTRA EN LOS PLANES DE LA PRESIDENCIA GRIEGA

El calendario de aprobación a partir de ahora para la IMD II se complica, debido a que la disolución del Parlamento está prevista para el mes de mayo y, por tanto, la actividad parlamentaria se reduce mucho a partir de marzo. UNESPA anticipa a sus asociadas que “previsiblemente este dossier no alcanzará su término en esta legislatura”. Además, la propuesta de directiva no se encuentra entre las prioridades de la Presidencia griega del Consejo que ha comenzado el 1 enero. De hecho, el Consejo aún no ha iniciado sus trabajos.

En caso de que, tras la votación en Comisión, la propuesta de IMD II llegara al Pleno en esta legislatura, “de alguna manera quedaría fijada la posición del Parlamento para un futuro proceso normativo”.