En entrevista para el número de esta semana de 'Actualidad Aseguradora', Abarca defiende y argumenta “el papel y motivo principal del IDIS y su buen propósito”: la implantación de la deducción fiscal a la suscripción voluntaria de los seguros de Salud. Como ha argumentado en muchas ocasiones, la medida supondría hasta un aumento del 15% en el número de asegurados, lo que “descargaría al sistema público, favoreciendo un mejor funcionamiento de ambos sistemas”. “La sanidad privada es absolutamente capaz de hacer una buena medicina y hay que tener en cuenta que nosotros competimos con un sector público universal y, a pesar de ello, hay 15 millones de personas que pagan un seguro privado”, argumenta.

Según defiende, el Instituto “trata de poner en valor que si mañana desapareciera el sistema sanitario privado, o dirimiera parcialmente, sería un auténtico cataclismo para el sistema público”, ya que “no habría recursos suficientes para dar atención”. “Lo que ahorra el seguro privado al sistema público es, como mínimo, la siniestralidad del seguro de Salud, porque las pólizas de Salud son complementarias y la estimación de 6,9 millones de asegurados por 624 euros, que creo que fue la siniestralidad del año pasado, asciende a algo más de 4.000 millones de euros en gasto, así que me parece imprescindible el seguro sanitario privado”.

Sostiene, finalmente, que “el sector privado no pretende constituirse en su alternativa” y que hay que considerar su “faceta suplementaria” a través del copago y de las coberturas que no cubra la sanidad pública.